Cartas   |   Cuba

El CPJ insta a la UE a adoptar medidas sobre Cuba

15 de junio de 2009 

Jan Fischer Primer Ministro de la República Checa y Presidente del Consejo Europeo 
José Manuel Durão Barroso Presidente de la Comisión Europea Estimados 

Señores, 

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés) los insta, como presidente del Consejo Europeo y la Comisión Europea, respectivamente, a tomar medidas concretas para asegurar que Cuba acate las condiciones sobre derechos humanos impuestas por la Unión Europea en 2008 liberando de inmediato a los 22 periodistas actualmente encarcelados y garantizando la libertad de expresión e información a todos los cubanos.  

Durante una reunión del Consejo Europeo en Bruselas en junio de 2008, la UE acordó el levantamiento de las sanciones impuestas contra Cuba en 2003, tras la embestida masiva del gobierno de Fidel Castro contra la prensa independiente y la disidencia, bajo la condición de que Cuba mejore efectivamente la situación de los derechos humanos. Un año más tarde, otro periodista independiente ha sido encarcelado, y las autoridades cubanas no han mostrado voluntad para suavizar las restricciones a la libertad de información, incluyendo el acceso a la Internet. En vísperas de la reunión del Consejo Europeo, el CPJ exhorta a ustedes y a los 26 jefes de estado de Europa que forman el Consejo a utilizar parámetros verificables para el monitoreo de los derechos humanos en Cuba y asegurarse que Cuba acate efectivamente las condiciones o requerimientos impuestos por la UE.

El 18, 19 y 20 de marzo de 2003, las autoridades cubanas ordenaron la detención de 75 disidentes, incluyendo a 29 periodistas. Semanas después, las autoridades cubanas realizaron juicios sumarios a puerta-cerrada y dictaron sentencias de hasta 24 años de prisión a los acusados, a quienes Amnistía Internacional declaró prisioneros de conciencia. Como respuesta a la ola represiva, la UE impuso sanciones diplomáticas a Cuba, incluyendo la prohibición de visitas oficiales de alto rango de autoridades cubanas a países europeos. En junio de 2008, sin embargo, el Consejo Europeo acordó la suspensión de las sanciones bajo la condición de que la situación de derechos humanos en Cuba mejoraría.  

Bajo esas condiciones, el gobierno cubano debería haber liberado sin condiciones a todos los prisioneros políticos. En cambio, otros dos periodistas han sido encarcelados desde 2003. En mayo, Albert Santiago Du Bouchet Hernández, director de la agencia independiente de noticias Habana Press, fue sentenciado a tres años de prisión acusado de desacato y distribución de propaganda enemiga. En abril de 2007, el periodista freelance Oscar Sánchez Madan fue condenado por "peligrosidad social predelicitva" y sentenciado a cuatro años de prisión.

Durante los últimos seis años, Cuba ha liberado a un reducido número de periodistas y disidentes a cambio de concesiones políticas, según las investigaciones del CPJ. No obstante, 22 reporteros y editores permanecen tras las rejas en Cuba, el país con mayor número de periodistas presos en el mundo detrás de China. Estos periodistas viven bajo condiciones inhumanas, mientras que su salud se deteriora y las autoridades locales acosan a sus familias, de acuerdo a las investigaciones del CPJ.

Hasta hoy, ninguna organización humanitaria internacional ha visitado a los periodistas encarcelados en Cuba. El gobierno cubano tampoco ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que garantiza  "el derecho a la libertad de expresión", ni el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ambos firmados en febrero de 2008 por el entonces ministro de relaciones exteriores, Felipe Pérez Roque.

En nuestro informe anual, Ataques a la prensa en 2008, el CPJ detalló las numerosas restricciones que existen para acceder a Internet en Cuba. En un informe reciente sobre la represión en Internet, el CPJ situó a Cuba en el cuarto puesto de una lista sobre los peores lugares en el mundo para ser un bloguero. Solamente los funcionarios oficiales y la gente con estrechos vínculos dentro del Partido Comunista poseen acceso personal a la Web. La población general se conecta a la Web en hoteles o cafés Internet controlados por el gobierno a través de vales caros. Un número reducido de blogueros independientes describen cuestiones de la vida diaria y realizan críticas al régimen en sitios Web radicados fuera del país que generalmente están bloqueados en la isla. En un país donde el gobierno tiene el control total de los medios de comunicación, periodistas independientes que trabajan para sitios noticiosos de Internet radicados en el exterior, continúan siendo amenazados y acosados por la policía secreta.

En 2008, la UE anunció que sus relaciones con Cuba serían examinadas anualmente tras evaluar el progreso y el compromiso del gobierno cubano con diversos temas, incluyendo los derechos humanos. El CPJ envió una carta al Comisario europeo para el Desarrollo y la Ayuda Humanitaria, Louis Michel, en junio de 2008, y otra en marzo de 2009 instando a la UE a responsabilizar a Cuba por abusos contra la prensa. Michel no ha respondido a las preocupaciones del CPJ.

Los instamos a tratar estos temas durante la próxima reunión del Consejo Europeo estableciendo parámetros que puedan ser verificados y así asegurarse que se cumplan las condiciones impuestas por la UE para el mejoramiento de los derechos humanos. Como parte de estos criterios, la UE debe exhortar al gobierno del Presidente cubano Raúl Castro Ruz a liberar inmediata e incondicionalmente a todos los periodistas injustamente encarcelados por ejercer su derecho humano a la libertad de expresión y a otorgar el derecho a la información a todos los cubanos.

Publicado

Al igual que este artículo? Apoya nuestro trabajo