Aviso de Seguridad, Venezuela

Aviso de seguridad del CPJ: la cobertura de la crisis política de Venezuela

También está disponible en English

Una multitud de seguidores de la oposición se congrega para escuchar al Presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó en Chacao, al noreste de Caracas, el 25 de enero de 2019. (AFP/Federico Parra)

Como respuesta a los cuestionados resultados electorales, los venezolanos se han volcado a las calles en las últimas semanas, tanto en apoyo a la oposición como al oficialismo, según informaciones de prensa. La crisis comenzó luego de la toma de posesión del presidente Nicolás Maduro para su segundo mandato, el 10 de enero, luego de un proceso electoral que muchos miembros de la comunidad internacional y la oposición política han catalogado de ilegítimo, según versiones periodísticas. La crisis política se agravó cuando Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, se declaró presidente el 23 de enero en virtud de una disposición constitucional que le permite al titular de la Asamblea Nacional asumir la Presidencia si ésta se encuentra vacante, informó el diario The Miami Herald. Más de una decena de Gobiernos extranjeros, entre ellos el de Estados Unidos y la mayoría de los Gobiernos latinoamericanos, han apoyado esta declaración. Como respuesta, Maduro anunció la ruptura de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos; mientras tanto, las protestas antigubernamentales continúan en las principales ciudades, según informaciones de prensa.

El CPJ ha emitido las siguientes recomendaciones para los periodistas locales y extranjeros que trabajan en Venezuela, o que planean viajar a ese país.

Para los periodistas locales, los principales riesgos consisten en la posibilidad de sufrir lesiones físicas durante la cobertura de las protestas, y en la detención y el enjuiciamiento a manos de las fuerzas de seguridad gubernamentales y las autoridades, según lo ha informado el CPJ. A principios de semana, agentes de la inteligencia militar detuvieron a dos periodistas que estaban dando cobertura informativa a Guaidó, y agentes de inteligencia han allanado o cerrado varios medios de prensa que informaban sobre la crisis. Los periodistas o los medios pueden ser enjuiciados por cubrir acontecimientos políticos, pues informar sobre el gobierno interino paralelo pudiera ser considerado ilegal de conformidad con leyes promulgadas por Maduro y su antecesor.

Para los periodistas extranjeros que planean ingresar al país, es difícil obtener visado de trabajo o credenciales, según lo ha documentado el CPJ. Ingresar al país con visado de turista puede ser problemático. Los funcionarios de inmigración están en alerta máxima y los pocos aviones que ingresan al país están prácticamente vacíos. Las limitadas opciones de vuelo para ingresar al país y abandonarlo pueden dificultar una evacuación. Se recomienda que los periodistas que planeen viajar a Venezuela se comuniquen con su empresa de seguros antes del viaje, para comprobar que la evacuación todavía es factible.

ACTUALIZACIÓN: Los periodistas extranjeros que planeen ingresar a Venezuela deben solicitar un visado descargando y llenando el formulario disponible en este enlace y comunicándose directamente con el consulado venezolano en sus países de origen para obtener la información correcta sobre la documentación requerida, que incluye una carta de la empresa de medios. No se recomienda que los periodistas traten de ingresar al país sin credenciales de prensa. A finales de enero, las autoridades venezolanas detuvieron y deportaron a varios equipos periodísticos, entre ellos a dos periodistas chilenos y dos reporteros de TV franceses, y los acusaron de carecer de las credenciales adecuadas, según versiones periodísticas. Tres periodistas de la agencia noticiosa española EFE fueron detenidos el 30 de enero y permanecieron encerrados toda la noche, pero se les permitió seguir en el país cuando las autoridades determinaron que tenían los visados requeridos, según EFE. Los periodistas que estén en Caracas deben ejercer particular precaución si informan cerca del Palacio Presidencial de Miraflores, donde las fuerzas de seguridad gubernamentales han detenido a varios periodistas, según alertas subidas a Twitter por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa.

[Si tiene dificultades para descargar o tener acceso al formulario requerido para solicitar el visado de periodista, o si le han negado el visado para ingresar a Venezuela como periodista, le rogamos se comunique con el CPJ en la dirección [email protected]].

Si los periodistas logran ingresar al país con un visado de turista, corren el riesgo de que los detengan y los deporten. Los habitantes locales que los ayuden pueden ser detenidos indefinidamente.

La economía venezolana funciona con dinero en efectivo y hay hiperinflación. Las personas tienen que llevar dinero en efectivo, pero eso las pone en riesgo de ser blanco de los delincuentes. Por la grave situación económica, la delincuencia es una amenaza significativa en todo el país.

El riesgo actual de protestas y manifestaciones violentas es alto, en particular en los vecindarios populares de Caracas. Las manifestaciones han sido recibidas con la respuesta violenta de las fuerzas de seguridad en el pasado, lo cual ha incluido el uso de gases lacrimógenos, aerosol de pimienta, cañones de agua y balas reales. Cientos de civiles han resultado heridos o arrestados, y hasta el momento se ha informado de un saldo de 20 muertos en relación con las protestas de enero, según organizaciones locales defensoras de los derechos humanos.

Los periodistas deben estar alertas ante la presencia de grupos armados progubernamentales conocidos como colectivos, que a veces funcionan como apoyo de las fuerzas de seguridad y a veces actúan por cuenta propia. Los colectivos consisten principalmente en antiguos miembros de las fuerzas policiales y militares y del servicio de seguridad. Sus miembros habitualmente visten de civiles, aunque algunos llevan chalecos negros y máscaras. Por lo general portan armas cortas, aunque se ha visto a algunos de ellos con fusiles y ametralladoras. Los miembros de los colectivos suelen viajar en pareja montados en motocicletas. En el pasado, los miembros de los colectivos han disparado directamente contra las protestas y presuntamente son responsables de la muerte de varios manifestantes, según informaciones de prensa. Ellos también han amenazado, atacado y robado a periodistas que cubrían protestas.

Se le ha pedido al personal no esencial de la embajada de Estados Unidos que abandone el país. La embajada ha prohibido el ingreso de su personal a las siguientes zonas de Caracas:

  • Zona oeste del Libertador (Vista Alegre, San Bernardino, El Retiro, 23 de Enero, Blandin, La Vega, La Rinconada, Las Mayas, Tazón, Oropeza Castillo, Lomas de Urdaneta, Propatria, Casalta, Lomas de Propatria, Carapita, Antimano, Tacagua, Ruiz Pineda, Caricuao, La Quebradita, El Atlántico, Sarria, San Martín, La Yaguara, Coche, El Valle)
  • Zona este de Sucre (Barrio Píritu, Barrio La Rubia, Barrio Altavista, Petare, Caucaguita, La Dolorita, Paulo Sexto, El Llanito)
  • Vecindarios específicos de Baruta (Las Minas, Santa Cruz del Este, Ojo de Agua, La Naya, Las Minitas)

También se han realizado protestas en las ciudades de Barquisimeto, Maracaibo y Valencia.

Los periodistas pueden reducir al mínimo el riesgo siguiendo las recomendaciones del CPJ que aparecen a continuación.

Prepárese:

  • Planifique la cobertura y cerciórese de que la batería de su teléfono celular esté completamente cargada. Conozca la zona a la que se dirige. Decida de antemano lo que haría en caso de emergencia.
  • Siempre trate de trabajar con otro compañero y cree un procedimiento para reportarse periódicamente con su base, en particular si cubrirá manifestaciones o actividades masivas.
  • Lleve ropa y calzado que le permita moverse con rapidez. No se sujete el cabello en forma de cola de caballo y evite llevar collares, cordones de cuello ni nada que se pueda agarrar. Tampoco vista prendas de material inflamable como por ejemplo nailon.
  • Evalúe su posición. Trate de encontrar una posición elevada que le pueda ofrecer mayor seguridad.
  • Evalúe si debe llevar equipo de protección personal al cubrir protestas. Este equipo puede llamar la atención de las autoridades o los manifestantes, por lo cual su uso es una decisión personal. Si trabaja sin equipo de protección, es crucial que se aleje lo más que pueda. En el caso de los fotoperiodistas, quienes no tienen este lujo, se recomienda encarecidamente el uso de equipo de protección y cascos.
  • En cualquier lugar, siempre planifique una ruta de evacuación, así como un punto de encuentro en caso de emergencia si está trabajando con otros colegas.
  • Mantenga la conciencia situacional en todo momento y limite la cantidad de objetos valiosos que llevará. No deje ningún equipo en un vehículo. Al oscurecer, el riesgo de actos delictivos aumenta.
  • Si está trabajando en una multitud, planifique una estrategia. Trate de mantenerse afuera de la multitud y evite estar en el medio, de donde es difícil escapar. Identifique una ruta de escape.
  • Recuerde que la delincuencia y el secuestro son un problema grave en Venezuela. Mantenga la conciencia situacional en todo momento y limite la cantidad de objetos valiosos que lleva. No trabaje solo, pues es más probable que se convierta en blanco de los delincuentes. No deje ningún equipo en los vehículos, pues es probable que los delincuentes entren a la fuerza. De noche el riesgo de actos delictivos aumenta dramáticamente.

En caso de agresión:

  • Lea el lenguaje corporal y utilice su propio lenguaje corporal para calmar una situación.
  • Mantenga el contacto visual con un agresor, utilice gestos con las manos abiertas y continúe hablando de manera calmada.
  • Mantenga la distancia de un brazo extendido entre usted y la amenaza. Retroceda y despréndase firmemente sin agresión si lo sujetan. Si lo acorralan y está en peligro, grite.
  • Si la situación se agrava, deje una mano libre para protegerse la cabeza y muévase con pasos cortos y firmes para evitar caerse. Si está con compañeros, permanezcan juntos y unan los brazos en cadena.
  • Esté consciente de la situación y de su propia seguridad. Si bien hay momentos cuando documentar la agresión puede tener valor noticioso, tomar fotos de personas agresivas puede empeorar una situación.

En situaciones donde las autoridades puedan utilizar gases lacrimógenos:

  • Lleve equipo de protección personal, como por ejemplo máscara antigás, lentes para proteger los ojos, chaleco protector y casco.
  • No se aconseja llevar lentes de contacto.
  • Las personas con asma o problemas respiratorios deben evitar las zonas donde se estén utilizando los gases lacrimógenos. Cuando se utilizan gases lacrimógenos de manera indiscriminada, existe la posibilidad de que los gases lacrimógenos estén presentes en concentraciones elevadas en zonas sin movimiento de aire.
  • Tome nota de puntos de referencia (por ejemplo, postes y bordes de acera) que se puedan utilizar para orientarse y salir de una zona si se tiene dificultades para ver.
  • Si queda expuesto al gas lacrimógeno, trate de encontrar un terreno más elevado y párese en el aire fresco para que la brisa se lleve el gas. No se restriegue los ojos ni la cara. Cuando le sea posible, dúchese con agua fría para eliminar el gas de la piel, pero no llene la bañadera y se sumerja en ella. Puede que deba lavar la ropa varias veces para eliminar los residuos completamente, o puede que la tenga que desechar.

Los periodistas que requieran asistencia deben comunicarse con el CPJ escribiendo a la dirección [email protected].

El kit de seguridad virtual del CPJ les ofrece a periodistas y redacciones información básica de seguridad sobre recursos y herramientas para la seguridad física, digital y psicológica.

Publicado

Le gusta este artículo? Apoye nuestro trabajo