Noticias   |   Venezuela

Detienen al periodista venezolano Eduardo Galindo y a dos de sus familiares por su trabajo periodístico

También está disponible en English

Members of the national guard are seen in Caracas, Venezuela, on April 3, 2020. National Guard officers recently arrested journalist Eduardo Galindo and his family. (Reuters/Manaure Quintero)

Miami, 17 de abril de 2020 – Las autoridades venezolanas deben liberar inmediatamente al periodista Eduardo Galindo y a dos de sus familiares, y garantizar que los trabajadores de la prensa puedan ejercer la profesión sin temor a represalias, declaró hoy el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

El 15 de abril, cerca de las 5 p. m., agentes del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro de la Guardia Nacional llegaron a la vivienda de Galindo en San Fernando de Apure, lo arrestaron y lo trasladaron a la sede del comando para interrogarlo sobre una nota publicada en Senderos de Apure, el portal web que dirige el periodista, según una nota publicada en ese medio y un video que Galindo filmó durante el arresto y que fue subido a Twitter por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), una organización local defensora de la libertad de prensa.

Aproximadamente dos horas después, efectivos de la Guardia Nacional regresaron a la vivienda para llevarse la computadora portátil de Galindo y, cuando sus familiares se negaron a dejarlos entrar, ingresaron a la fuerza, incautaron computadoras y teléfonos, y se llevaron a la esposa y al hermano de Galindo, según mensajes publicados en Twitter por el SNTP y el Instituto Prensa y Sociedad-Venezuela, otra organización local defensora de la libertad de prensa.

Galindo, la esposa y el hermano están detenidos en el comando regional de la Guardia Nacional, según José Ramón González, secretario general de la seccional Apure-Amazonas del Colegio Nacional de Periodistas (CNP), quien habló por vía telefónica con el CPJ, y Senderos de Apure.

“Las autoridades venezolanas deben liberar inmediatamente al periodista Eduardo Galindo y a sus familiares”, declaró Natalie Southwick, coordinadora del Programa de Centroamérica y Sudamérica del CPJ, desde Nueva York. “La detención arbitraria de un periodista y sus familiares no hace más que resaltar los abusivos intentos de las autoridades venezolanas por censurar la información, mientras el país continúa sufriendo una aguda crisis económica en medio de una pandemia”.

Galindo fue detenido a raíz de sus notas sobre la escasez de combustible en la región, según informaciones de prensa. Venezuela ha experimentado un grave desabastecimiento de combustible en todo el país en los últimos meses, según versiones periodísticas.

González declaró que las autoridades no han proporcionado ninguna información adicional sobre el arresto de Galindo, que se ejecutó sin orden judicial, ni lo han procesado por ningún delito. González agregó que la oficina local de la Fiscalía General se había negado a recibir un documento elaborado por el CNP en el cual se exigía la liberación de Galindo.

El CPJ llamó a la Guardia Nacional para obtener una declaración, pero nadie contestó al teléfono.

Publicado

Le gusta este artículo? Apoye nuestro trabajo