Noticias   |   Honduras

Periodistas del medio hondureño El Perro Amarillo reciben amenazas de muerte en las redes sociales

También está disponible en English

Imagen de un agente de la Policía Nacional de Honduras en La Lima, el 29 de noviembre de 2019. Recientemente, periodistas del medio local El Perro Amarillo han recibido amenazas de muerte. (AP/Moises Castillo)

Managua, Nicaragua, 26 de febrero de 2020 – Las autoridades hondureñas deben investigar las amenazas efectuadas en las redes sociales contra periodistas del medio noticioso El Perro Amarillo y enjuiciar a los responsables, declaró hoy el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

El 19 de febrero, El Perro Amarillo, un medio audiovisual digital independiente, publicó grabaciones filtradas que presuntamente mostraban a funcionarios de la Fiscalía General que ocultaban pruebas en casos de delincuencia organizada y colaboraban con grupos delictivos.

Desde la publicación de las grabaciones, usuarios de las redes sociales han amenazado al director de El Perro Amarillo, Milton Benítez, y a otros periodistas de su equipo, Benítez declaró al CPJ por vía telefónica.

En un video que el CPJ revisó pero que posteriormente fue convertido en contenido privado, un usuario de Facebook llamado Luis Rodríguez dijo que Benítez estaba en una lista de periodistas que serían asesinados en 2020. El video había sido visto más de 50.000 veces cuando fue convertido en contenido privado.

Varios usuarios de Internet anónimos también han enviado mensajes amenazadores, según Benítez y Katia Lara, productora de documentales de Terco Producciones que colabora con El Perro Amarillo, quien también habló con el CPJ por vía telefónica. En la captura de pantalla de uno de tales mensajes, la cual fue compartida con el CPJ, un usuario de Facebook no mencionado le dijo a Benítez que iba a morir, y que esperaba que les cortaran la cabeza a su mamá y a sus hijos.

Lara declaró que los periodistas han recibido tantos mensajes semejantes que ella ha dejado de leerlos.

Según Lara, los periodistas de El Perro Amarillo se habían comunicado con el mecanismo nacional de protección de periodistas y defensores de los derechos humanos de Honduras para solicitar ayuda, tras haber recibido otras amenazas en octubre de 2019, pero las autoridades sencillamente les habían dicho que llamaran a un número telefónico de emergencia si estaban en peligro. Lara expresó que habían llamado a ese número en varias ocasiones desde entonces, pero que nadie había respondido.

“El mecanismo de protección de periodistas de Honduras debe responder con seriedad a las amenazas recibidas en las redes sociales por el equipo de El Perro Amarillo y tomar las medidas adecuadas para garantizar la seguridad de los periodistas”, declaró Natalie Southwick, coordinadora del Programa de Centroamérica y Sudamérica del CPJ, desde Nueva York. “Informar sobre las presuntas irregularidades de funcionarios gubernamentales es un servicio público y los periodistas que lo hagan no deben enfrentar ataques personales ni amenazas de violencia”.

El CPJ llamó a la Fiscalía General de Honduras y a Danilo Morales, director del mecanismo de protección, para solicitar una declaración, pero nadie contestó las llamadas.

Desde el 19 de febrero, cuando se publicaron las grabaciones filtradas, usuarios de Internet también han difundido rumores de que Benítez tenía vínculos con grupos de narcotraficantes, como, por ejemplo, en un mensaje publicado en la página de Facebook Política Viral, el cual ha sido compartido más de 100 veces, declaró Benítez.

Benítez estrenó El Perro Amarillo en el canal 26 de la TV local en 2017, donde salió al aire hasta junio de 2018. Desde entonces, el medio ha seguido transmitiendo en las plataformas de redes sociales, como Facebook y YouTube, en las que da cobertura a temas de política y derechos humanos.

El medio también fue objeto de acoso luego de haber publicado, en octubre de 2019, una serie de reportajes que denunciaban que Banco Atlántida, una corporación con sede en Honduras, estaba involucrado en actividades criminales, entre ellas fraude al consumidor, declaró Lara.

Tras publicar esos reportajes, periodistas de El Perro Amarillo comenzaron a ser objeto de seguimientos por vehículos sospechosos sin matrícula, y se les acercaron sujetos armados no identificados en un aparente intento por intimidarlos, expresó Lara.

En octubre de 2019, Banco Atlántida demandó a Benítez por difamación y calumnia en el ámbito civil, un proceso que se archivó por falta de pruebas el 22 de enero de 2020, señaló Benítez. Sin embargo, el presidente de Banco Atlántida, Guillermo Bueso, volvió a demandar a Benítez en el ámbito civil en enero, y lo acusó de cometer delitos contra su honor, según Lara, quien agregó que el proceso sigue pendiente.

El CPJ envió un correo electrónico a Carlos Girón, vocero del banco, y solicitó una declaración, pero no recibió una respuesta inmediatamente.

"Este es un proceso para intimidarnos, para que no continuemos publicando esta información, pero sabemos que tenemos el apoyo del pueblo hondureño", Benítez declaró al CPJ por vía telefónica.

Como mínimo, seis periodistas han muerto asesinados en represalia directa por su trabajo en Honduras desde 1992, entre ellos el reportero de Valle TV Leonardo Gabriel Hernández, quien fue asesinado en marzo de 2019, según datos del CPJ.

Nota del Editor: Este artículo ha sido modificado en su quinto párrafo para corregir la afiliación de Lara con El Perro Amarillo.

Publicado

Le gusta este artículo? Apoye nuestro trabajo