Noticias   |   México

Editor de revista policial mexicana encontrado asesinado

Nueva York, 10 de agosto de 2006-El cuerpo de Enrique Perea Quintanilla, veterano reportero de casos policiales que dirigía ahora una revista especializada en crimen, fue hallado a las afueras de la ciudad norteña de Chihuahua en la tarde del miércoles. El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) está investigando si el asesinato de Perea está relacionado con su trabajo.

El cuerpo de Perea fue encontrado a las 2 p.m. cerca de una carretera 15 kilómetros al sur de Chihuahua, señaló al CPJ Eduardo Esparza, vocero para la Procuraduría de Justicia de Chihuahua. El cuerpo tenía un impacto de bala de calibre 45mm en la cabeza y otro en la espalda.

Perea era el editor de la revista mensual Dos Caras, Una Verdad, especializada en información sobre asesinatos y tráfico de drogas. Había trabajado durante 20 años como reportero policial en los diarios El Heraldo de Chihuahua y El Diario de Chihuahua, antes de convertirse en editor de la revista en el 2005, indicó al CPJ su antiguo colega y editor en El Heraldo, César Ibarra.

Según Esparza, al periodista lo vieron por última vez saliendo de su oficina en su carro a las 11 a.m. del martes, pero el vehículo fue encontrado abandonado en el centro de Chihuahua por la noche. Los dos hijos de Perea reportaron su desaparición.

Esparza indicó que la Procuraduría cree que se trata de un homicidio orquestado por el crimen organizado. Aunque el motivo aún no está claro, el trabajo de Perea como periodista no ha sido descartado como línea de investigación.

En la edición de Julio de Dos Caras, Una Verdad, Perea publicó una entrevista con un capo del narcotráfico local no identificado en la que se detallaban sus operaciones, indicó Ibarra al CPJ. Ibarra señaló que Perea nunca había mencionado haber recibido amenazas en su contra.

Cuatro periodistas mexicanos han caído en cumplimiento de su labor informativa en los últimos cinco años, según las investigaciones del CPJ. El CPJ sigue investigando los casos de otros cinco periodistas cuya muerte pueda estar relacionada con la profesión periodística.

Además, dos periodistas siguen desaparecidos. Alfredo Jiménez Mota, reportero del diario de Hermosillo El Imparcial, está desaparecido desde el 2 de abril del 2005. Se presume que ha fallecido. Rafael Ortiz Martínez, reportero del Zócalo de Monclava y conductor del noticiero radial “Radio Zócalo” está desaparecido desde el 8 de julio.

El 22 de febrero, en respuesta a una ola de violencia contra la prensa relacionada con el narcotráfico, el Presidente Vicente Fox designó a David Vega Vera, un conocido abogado y experto en derechos humanos, como fiscal especial, encargado de investigar delitos contra periodistas. El presidente mexicano había asumido el compromiso de crear la fiscalía tras reunirse con el CPJ el año pasado en Nueva York. La fiscalía especial tomará el caso si hay evidencia suficiente que el asesinato de Perea está relacionado con su trabajo periodístico.

“Instamos al Fiscal Especial a movilizar todos los poderes de su cargo para investigar en profundidad el asesinato de Enrique Perea Quintanilla”, señaló el Director Ejecutivo del CPJ, Joel Simon. “Es necesario poder establecer si su muerte está relacionada con su trabajo como periodista”.

En dos informes especiales el mes pasado, el CPJ analizó el alcance de la violencia y el daño que genera en el libro flujo de información. La investigación del CPJ demuestra que las represalias violentas contra la prensa mexicana han generado una autocensura generalizada. Para leer el análisis del CPJ: http://www.cpj.org/attacks05/lang/AtaquesPrensa2005.pdf

También el mes pasado, el CPJ examinó los efectos de la creciente violencia contra medios y periodistas en una ciudad de frontera en un informe especial titulado “Terror en la Frontera”. Tras una serie de entrevistas con periodistas en la ciudad de Nuevo Laredo, asolada por la violencia y el crimen, el CPJ indicó que los ataques e intimidación han devastado a los medios locales y censurado cualquier tipo de trabajo periodístico investigativo acerca del crimen, la corrupción y el narcotráfico. Para leer el informe del CPJ.
http://www.cpj.org/Briefings/2006/nuevo_laredo_sp/nuevo_laredo_sp.html



Publicado

Al igual que este artículo? Apoya nuestro trabajo