Noticias   |   Colombia

Histórica sentencia del autor intelectual en asesinato de periodista en Colombia

También está disponible en English, Português

Bogotá, 25 de junio de 2015 -Un tribunal colombiano sentenció el miércoles al autor intelectual del asesinato de un periodista a 36 años de prisión en una condena histórica que llega tras años de intensa campaña en la búsqueda de justicia por parte de periodistas locales.

El político Francisco Ferney Tapasco González fue condenado por ordenar el asesinato de Orlando Sierra Hernández en 2002, un columnista crítico y subdirector del diario La Patria en la ciudad central de Manizales, según informes de prensa. Sierra, de 42 años, fue asesinado luego de recibir tres impactos de bala en su cabeza en un crimen que ocurrió frente a su hija.  

El veredicto fue una victoria para periodistas que han luchado durante años para poner fin a la impunidad crónica en Colombia. La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) afirmó que fue la primera vez que todos los involucrados en el asesinato de un periodista habían sido condenados. 

“Finalmente, luego de 13 años, se hizo justicia en el crimen de Orlando Sierra, un caso que ha reflejado las serias deficiencias del sistema de justicia criminal en Colombia”, afirmó Carlos Lauría, coordinador senior del programa de las Américas, desde Nueva York. “Esto demuestra lo que los periodistas pueden lograr cuando trabajan unidos: la impunidad no tiene que ser la norma y los poderosos pueden ser castigados”.

La decisión del tribunal de Manizales ocurrió tras años de demoras, asesinatos de testigos y fallos judiciales controvertidos. El tribunal también condenó a Fabio López Escobar y a Jorge Hernando López Escobar en el caso de Sierra y los sentenció a casi 29 años de prisión. Tapasco, quien tenía un largo prontuario, fue también condenado en 2010 por haber colaborado con escuadrones de la muerte paramilitares, según informes de prensa.       

Sierra con frecuencia acusó a prominentes políticos de los partidos Liberal y Conservador de nepotismo, compra de votos y el robo de fondos públicos. Tapasco fue alcalde y un veterano jefe político en Manizales, capital del departamento de Caldas, al noroeste de Bogotá. También fue asambleísta departamental y presidente del partido Liberal en Caldas.     

Sierra empezó a recibir amenazas de muerte a finales de los noventa luego de escribir sobre cómo Tapasco había sido destituido de su cargo tras la revelación que en los setenta había sido condenado por vender tarjetas de racionamiento militar mientras era alcalde de Supia, un municipio en Caldas.   

Según la investigación del CPJ, Sierra apoyó públicamente el proceso legal para destituir a Tapasco y también utilizó su columna para destacar la condena de Tapasco por ocultar información sobre el asesinato en 1991 de un docente en Caldas. Sierra también investigó vínculos posibles entre Tapasco y un escuadrón de la muerte. Poco antes de su muerto le había informado a sus colegas que si algo le pasaba Tapasco sería responsable.

Sierra fue baleado y herido el 30 de enero de 2002 fuera de las oficinas de La Patria. Murió dos días después. El día del tiroteo la policía arrestó a Luis Fernando Soto Zapata, de 21 años, quien luego confesó haber cometido el crimen. Soto fue sentenciado a 19 años de cárcel pero salió luego de cumplir 5 años de la condena por buena conducta. En julio de 2008 Soto murió en un enfrentamiento con la ciudad en la ciudad de Cali.
 
Temiendo que el asesinato de Sierra quedara sin resolver, siete diarios y revistas colombianos formaron el Proyecto Manizales para intentar investigar el caso. El asesinato de Sierra también fue objeto de un documenta, titulado “La Batalla del Silencio”.

Pero a pesar de la acumulación de evidencia, Tapasco fue solo vinculado al caso tres años más tarde y su juicio comenzó una década después del asesinado, según la FLIP. Para entonces, según indicó la FLIP en un comunicado, nueve testigos habían sido asesinados. En 2013, un juez declaró a Tapasco inocente del asesinato de Sierra.   

Pero el caso fue apelado por fiscales del gobierno y por el procurador general que monitorea la conducta de los funcionarios judiciales. En su decisión el miércoles, el tribunal afirmó que las columnas de Sierra criticando a Tapasco “generó un resentimiento de él hacía Sierra, en su calidad de periodista, por cuestionar su poder, su dirigencia política y su liderazgo, aspecto que no le permitía concebir que alguien interfiriera en su gestión”, según informes de prensa.

“Este es un caso que había venido ocupando  la actividad de la Fiscalía desde hace muchos años, habíamos tenido muchos tropiezos cuando se dio la sentencia absolutoria, la Fiscalía argumentando de fondo, pidió que se revisara, esa sentencia y esa sentencia ha sido revocada el día de hoy. Esperamos con esto cerrar un ciclo muy importante por cuando aquí no solo estamos hablando de autores materiales sino intelectuales”, afirmó Jorge Fernando Perdomo, Vicefiscal General de la Nación, en un comunicado.

A pesar de que la seguridad en Colombia ha mejorado en años recientes, la impunidad está arraigada, mientras que las amenazas y la violencia contra periodistas continúa, según la investigación del CPJ. Problemas como fiscales sobrecargados y el mal manejo de la evidencia han demorado investigaciones criminales durante años. Colombia figura octavo en el Índice de Impunidad del CPJ de 2014, un censo anual que destaca los países donde los periodistas son asesinados y los responsables están libres. El 26 de mayo, el Presidente de Colombia Juan Manuel Santos afirmó al CPJ que daría prioridad al combate de la impunidad en los casos de crímenes contra periodistas y que instaría a las autoridades judiciales a acelerar las investigaciones.  

Publicado

Le gusta este artículo? Apoye nuestro trabajo