Aviso de Seguridad

Seguridad física: Cómo reducir el riesgo de la violencia sexual

También está disponible en English, Français

Jack Forbes

La violencia sexual puede adoptar muchas formas, entre ellas las agresiones sexuales y físicas. Toda persona puede ser objeto de un comportamiento sexual inapropiado, pero los periodistas con frecuencia se encuentran en una posición de riesgo frente a ciertos actores, como las fuentes informativas y el público, al realizar una cobertura periodística. Ese riesgo se incrementa para las periodistas y los periodistas de género no conformista.

Un informe publicado en 2014 por el Instituto Internacional para la Seguridad de los Periodistas (International News Safety Institute) y la Fundación Internacional de Medios para la Mujer (International Women’s Media Foundation) sobre la seguridad de las periodistas halló que, si bien todos los géneros corren riesgos, el 15 % de las periodistas había experimentado la violencia sexual en relación con su trabajo. Al año siguiente, un debate del Consejo de Seguridad de la ONU enfatizó la necesidad de un enfoque basado en el género con respecto a la seguridad de los periodistas en todo el mundo.

Nada puede garantizar completamente la seguridad, y el comportamiento sexual inapropiado nunca es culpa de la víctima. A continuación se ofrecen algunas medidas para ayudar a reducir al mínimo este riesgo cuando esté trabajando en una cobertura:

Al viajar:

  • Realice una evaluación del riesgo con antelación.
  • Aumente y mantenga la conciencia situacional.
  • Evite montarse en taxis no oficiales o en taxis con extraños. Las aplicaciones de transporte como Uber o Lyft (si están disponibles en el país al que viaja) le permiten compartir la ubicación con una persona de confianza.

○ Trate de pedir un auto con antelación. Los taxis despachados son más seguros que los de la calle. Siempre que sea posible, utilice los servicios de una empresa o chofer recomendados por otros periodistas. El lugar más seguro es el asiento trasero, detrás del chofer. No mire su teléfono móvil durante el viaje: mantenga en alto la cabeza y mire por dónde va el chofer. Insista en que el chofer no recoja a ningún otro pasajero.

  • Adonde quiera que usted viaje, entienda la cultura. Entienda de qué manera usted puede ser visto en ese entorno.
  • Viaje con compañeros y guías de confianza siempre que sea posible. Plantee de antemano a sus compañeros o editores todo riesgo o preocupación que usted tenga. Es riesgoso estar en zonas remotas sin un acompañante de confianza.
  • Verifique adecuadamente a los guías, traductores y choferes locales, e inclusive a las empresas de taxi. Intente obtener recomendaciones, especialmente para los guías que hayan trabajado con periodistas de confianza de su propio género.
  • Cuando sea necesario, escoja un hotel con guardias de seguridad. Evite habitaciones con ventanas o balcones de fácil acceso, o al nivel de la calle. Utilice todas las cerraduras disponibles y una cuña de puerta.
  • Evite los ascensores o pasillos donde pudiera estar a solas con extraños.

Cuando esté trabajando e informando:

  • La seguridad digital y la seguridad física deben ser elementos de cualquier evaluación del riesgo. Es recomendable llevar un teléfono móvil con números de seguridad, entre ellos los de sus contactos de emergencia profesionales y locales, pero también debe anotar los números importantes por si le roban o confiscan el teléfono. Sea discreto al dar información personal.
  • Esté consciente de la información que usted comparte en la Internet. Vuelva a revisar los ajustes del teléfono en lo que respecta a compartir la ubicación y desactive esta función. Bloquee o denuncie a las personas que lo acosen. El acoso digital puede pasar a la vida real y de hecho lo hace.
  • Siempre trate de trabajar con un compañero verificado y de confianza, y cree un procedimiento para reportarse periódicamente con su base. Antes de salir, coordine un horario y método para reportarse con un editor o compañero, y decida cómo ellos deben responder si usted deja de reportarse.
  • Actúe con normalidad y confianza en sí mismo, y siempre esté consciente del entorno en que se encuentra.
  • No se mezcle en las multitudes por más tiempo del necesario. Esté cerca de los extremos de las multitudes y tenga prevista una ruta de escape. Ello es particularmente importante en situaciones de protesta.
  • Tenga en cuenta que, si lleva un collar, una credencial con cordón, correas de cámara y otros artículos, otra persona puede agarrarlos y halarlos, y así poner en riesgo su seguridad. En protestas o manifestaciones masivas, valore llevar un traje de baño o leotardo debajo de la ropa, y llevar calzado con punta de acero.
  • Vístase de manera que se confunda con la comunidad local. Es importante evitar ofender las costumbres o la cultura locales con las ropas que viste.
  • Algunas organizaciones noticiosas y entrenadores especializados en la seguridad de los periodistas sugieren llevar anticonceptivos de emergencia, en caso de agresión.
  • Cuando se reúna con las fuentes, escoja locales y lugares que sean seguros y públicos, si es posible. Trate de no ir a estos encuentros solo y, si es necesario, dígale a una persona de confianza dónde, cuándo y con quién se reunirá.
  • Es importante fijar límites bien claros con las fuentes, así como con los compañeros y el personal de apoyo. Para más información sobre cómo fijar límites con las fuentes, los compañeros y los superiores, visite este recurso del Centro Dart sobre el Periodismo y el Trauma.

Si es víctima de una agresión sexual:

  • Cuéntele a su editor, superior o a un compañero de confianza lo que sucedió.
  • Busque la asesoría de RAINN, una organización estadounidense que ofrece servicios e información a personas que han sido agredidas, sobre las medidas que pueden tomar luego de una agresión sexual. Algunas de estas medidas son posibles opciones de denuncia, si se siente cómodo haciéndolo, e información sobre la atención médica.
  • También puede comunicarse con el CPJ para documentar lo sucedido.
  • Si usted es un periodista estadounidense, muchas organizaciones pueden ayudarlo. El Centro Nacional de Recursos sobre la Violencia Sexual, con sede en Estados Unidos, cuenta con un directorio de organizaciones. Pathways to Safety International presta asistencia a las víctimas estadounidenses de actos de violencia basada en el género que han ocurrido en el extranjero.
  • Nunca es demasiado tarde para buscar ayuda por algo que sucedió. Ello es más fácil en una Redacción o lugar de trabajo donde los editores y los compañeros fomentan una cultura de franqueza y confianza.

Factores para tener en cuenta:

  • Si está trabajando en un país extranjero, identifique un hospital local con médicos y enfermeros que dominen el idioma de usted.
  • Sea un observador activo. Hable si algún compañero ha sido acosado. Si es seguro hacerlo, intervenga o busque ayuda si ve que algún compañero puede estar en una situación incómoda o enfrenta una amenaza, inclusive si la situación parece ambigua.
  • El alcohol, las drogas o las pastillas para dormir pueden ser utilizados para aumentar su vulnerabilidad y pudieran disminuir su conciencia situacional.

Más sobre
Publicado

Le gusta este artículo? Apoye nuestro trabajo