Aviso de Seguridad

Seguridad física: la cobertura de disturbios civiles

También está disponible en English, Français

Jack Forbes

La cobertura de la violencia en multitudes puede ser peligrosa y aca año hay periodistas que resultan heridos cubriendo este tipo de nota.

Para reducir al mínimo los riesgos:

Prepárese:

  • Planifique la cobertura y cerciórese de que la batería de su teléfono celular esté completamente cargada. Conozca la zona a la que se dirige. Decida de antemano lo que haría en caso de emergencia.
  • Siempre trate de trabajar con otro compañero y cree un procedimiento para reportarse periódicamente con su base, en particular si cubrirá manifestaciones o actividades masivas.
  • Lleve ropa y calzado que le permita moverse con rapidez. No se sujete el cabello en forma de cola de caballo y evite llevar collares, cordones de cuello ni nada que se pueda agarrar. Tampoco vista prendas de material inflamable como por ejemplo nailon.
  • Evalúe su posición. Trate de encontrar una posición elevada que le pueda ofrecer mayor seguridad.
  • Evalúe si debe llevar equipo de protección personal al cubrir protestas. Este equipo puede llamar la atención de las autoridades o los manifestantes, por lo cual su uso es una decisión personal. Si trabaja sin equipo de protección, es crucial que se aleje lo más que pueda. En el caso de los fotoperiodistas, quienes no tienen este lujo, se recomienda encarecidamente el uso de equipo de protección y cascos.
  • En cualquier lugar, siempre planifique una ruta de evacuación, así como un punto de encuentro en caso de emergencia si está trabajando con otros colegas.
  • Mantenga la conciencia situacional en todo momento y limite la cantidad de objetos valiosos que llevará. No deje ningún equipo en un vehículo. Al oscurecer, el riesgo de actos delictivos aumenta.
  • Si está trabajando en una multitud, planifique una estrategia. Trate de mantenerse afuera de la multitud y evite estar en el medio, de donde es difícil escapar. Identifique una ruta de escape.
  • Recuerde que la delincuencia y el secuestro son un problema grave en Venezuela. Mantenga la conciencia situacional en todo momento y limite la cantidad de objetos valiosos que lleva. No trabaje solo, pues es más probable que se convierta en blanco de los delincuentes. No deje ningún equipo en los vehículos, pues es probable que los delincuentes entren a la fuerza. De noche el riesgo de actos delictivos aumenta dramáticamente.

En caso de agresión:

  • Lea el lenguaje corporal y utilice su propio lenguaje corporal para calmar una situación.
  • Mantenga el contacto visual con un agresor, utilice gestos con las manos abiertas y continúe hablando de manera calmada.
  • Mantenga la distancia de un brazo extendido entre usted y la amenaza. Retroceda y despréndase firmemente sin agresión si lo sujetan. Si lo acorralan y está en peligro, grite.
  • Si la situación se agrava, deje una mano libre para protegerse la cabeza y muévase con pasos cortos y firmes para evitar caerse. Si está con compañeros, permanezcan juntos y unan los brazos en cadena.
  • Esté consciente de la situación y de su propia seguridad. Si bien hay momentos cuando documentar la agresión puede tener valor noticioso, tomar fotos de personas agresivas puede empeorar una situación.

En situaciones donde las autoridades puedan utilizar gases lacrimógenos:

  • Lleve equipo de protección personal, como por ejemplo máscara antigás, lentes para proteger los ojos, chaleco protector y casco.
  • No se aconseja llevar lentes de contacto.
  • Las personas con asma o problemas respiratorios deben evitar las zonas donde se estén utilizando los gases lacrimógenos. Cuando se utilizan gases lacrimógenos de manera indiscriminada, existe la posibilidad de que los gases lacrimógenos estén presentes en concentraciones elevadas en zonas sin movimiento de aire.
  • Tome nota de puntos de referencia (por ejemplo, postes y bordes de acera) que se puedan utilizar para orientarse y salir de una zona si se tiene dificultades para ver.
  • Si queda expuesto al gas lacrimógeno, trate de encontrar un terreno más elevado y párese en el aire fresco para que la brisa se lleve el gas. No se restriegue los ojos ni la cara. Cuando le sea posible, dúchese con agua fría para eliminar el gas de la piel, pero no llene la bañadera y se sumerja en ella. Puede que deba lavar la ropa varias veces para eliminar los residuos completamente, o puede que la tenga que desechar.

Para consultar información adicional y herramientas para la preparación previa a la cobertura y la asistencia posterior a un incidente, visite el Centro de Recursos del CPJ.

Más sobre
Publicado

Le gusta este artículo? Apoye nuestro trabajo