Informes

La impunidad por el asesinato de periodistas

También está disponible en English, Français, Português, Русский, العربية

Una vigilia en Sliema, Malta, para Daphne Caruana Galizia, la bloguera crítica asesinada con una bomba en su coche en octubre de 2017. (AFP / Matthew Mirabelli)

La edición 2017 del Índice Global de Impunidad del CPJ se centra en los países donde asesinan a periodistas y los responsables de tales crímenes continúan impunes

Por Elisabeth Witchel

Publicado el 31 de octubre de 2017

La impunidad por el asesinato de periodistas puede ser un ciclo incontrolable que se extiende por un decenio o más, según la décima edición anual del Índice Global de la Impunidad, que es elaborado por el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) y que consiste en una clasificación de países donde asesinan a periodistas y los responsables de tales crímenes siguen impunes. Siete países presentes en esta edición del índice han figurado cada año desde la primera publicación del índice, hace un decenio, y entre ellos se encuentra Somalia, que es el peor país en materia de asesinatos no resueltos por tercer año consecutivo.

Acerca de este informe
En otros idiomas

La impunidad crece en escenarios de conflicto, donde poderosos actores a menudo emplean la intimidación violenta para controlar la cobertura informativa, mientras la ausencia o debilidad de la ley y el orden aumenta la probabilidad de los ataques. La justicia para más de dos docenas de periodistas asesinados en Somalia en el último decenio es una de las bajas del prolongado conflicto civil y de la insurgencia llevada a cabo por el grupo extremista al-Shabaab.

La guerra de Siria provocó que ese país ocupara el segundo peor lugar en el índice, en comparación con el tercer lugar del año pasado. El tercer lugar en esta edición del índice es para Irak, donde los periodistas están amenazados por el grupo radical Estado Islámico y por milicias respaldadas por el Gobierno, entre otros grupos.

Los enfrentamientos entre facciones políticas en Sudán del Sur, que ocupa el cuarto puesto en el índice, son el trasfondo de una emboscada realizada en 2015 y en la cual cinco periodistas murieron. Por su parte, las amenazas de grupos extremistas violentos que actúan fuera del alcance de las autoridades sustentan las elevadas tasas de impunidad de otros tres países que figuran en el índice: Pakistán, Bangladesh y Nigeria.

Afganistán abandonó el índice por primera vez desde que el CPJ comenzó a elaborarlo, en 2008. Aunque las condiciones de seguridad continúan volátiles y no se han logrado condenas en casos de asesinato de periodistas, el asesinato selectivo de periodistas ha disminuido. En lugar de ello, las muertes recientes se atribuyen a actos de violencia en mayor escala como el atentado con camión bomba en el centro de Kabul, en mayo, donde murieron 150 personas, entre ellas un periodista. Más de una docena de periodistas han caído en este país en el último decenio mientras cubrían combates, en incidentes de fuego cruzado o mientras realizaban coberturas peligrosas. El CPJ tiene constancia de solamente dos asesinatos, ambos sin resolver, durante el período comprendido en esta edición del índice.

Homenaje a Javier Valdez Cárdenas en un café de Culiacán que el periodista mexicano solía visitar. Valdez fue asesinado a tiros afuera de su oficina en mayo de 2017. (AFP/Yuri Cortez)

El índice de impunidad, publicado cada año para conmemorar el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, el 2 de noviembre, calcula el número de asesinatos no resueltos de periodistas en un período de 10 años como un porcentaje en relación con la población de cada país. Para la edición correspondiente a este año, el CPJ analizó los asesinatos de periodistas que ocurrieron en cada país entre el 1 de septiembre de 2007 y el 31 de agosto de 2017. Únicamente aquellas naciones con cinco o más casos no resueltos en este período fueron incluidas en esta edición del índice -12 países reunieron los requisitos del índice este año, en comparación con 13 en la edición previa-. Conozca más sobre la metodología del CPJ.

El conflicto no es la única causa de la impunidad. En países como Filipinas, México, Brasil, Rusia e India -países que se presentan como democracias pero que han aparecido reiteradamente en el índice- funcionarios gubernamentales y grupos criminales siguen impunes pese a las elevadas cifras de asesinato de periodistas.

Durante el decenio en el que el CPJ ha publicado el Índice Global de Impunidad, el puntaje de impunidad de Somalia se ha disparado en 198 %. Otros países en los cuales el puntaje de impunidad aumentó en la mayor proporción durante el último decenio fueron México (142 %), Pakistán (113 %) e India (100 %). Siria (subió 195 %) y Brasil (subió 177 %) experimentaron enormes incrementos en el puntaje de impunidad a pesar de no aparecer en el índice todos los 10 años.

Además de Afganistán, cuatro países que han figurado en el índice han salido de él en varios momentos desde 2008: Colombia, Sierra Leona, Sri Lanka y Nepal. Su salida del índice se atribuye principalmente a la reducción de la violencia como resultado del fin de conflictos civiles y no al logro de condenas. Solamente Colombia y Nepal condenaron a los autores materiales de asesinatos de periodistas, y apenas en un puñado de casos.

La atención internacional a la cuestión de la impunidad por el asesinato de periodistas se ha incrementado en los últimos 10 años. La Organización de las Naciones Unidas ha adoptado un total de cinco resoluciones -tres en el Consejo de Derechos Humanos, una en la Asamblea General y una en el Consejo de Seguridad- que instan a los Estados a tomar medidas para promover la justicia cuando se ataca a un periodista. En este año también se conmemoró el quinto aniversario de la adopción del Plan de Acción de las Naciones Unidas sobre la Seguridad de los Periodistas y la Cuestión de la Impunidad.

Este año, 23 Estados -inclusive ocho países de esta edición del índice- respondieron a la solicitud del director general de la UNESCO para que informaran sobre el estado de las investigaciones de casos de asesinato de periodistas. Pakistán acusó recibo de la solicitud, pero no suministró información. Tres países que figuran en esta edición del índice -India, Sudán del Sur y Siria- no respondieron en absoluto. El CPJ y otras organizaciones de libertad de prensa abogan por la plena participación de todos los Estados en este mecanismo de rendición de cuentas.

Otros hallazgos obtenidos a partir de los datos del CPJ sobre asesinatos de periodistas son:

  • Los 12 países del índice son responsables de casi el 80 % de los asesinatos no resueltos que ocurrieron en todo el mundo durante el decenio que terminó el 31 de agosto de 2017.
  • Cuatro países que aparecen en esta edición del índice -India, México, Nigeria y Filipinas- integran el consejo de gobierno de la Comunidad de Democracias, una coalición dedicada a mantener y fortalecer las normas democráticas.
  • En cinco de los países presentes en el índice, se produjeron nuevos asesinatos durante el año pasado, un testimonio del ciclo poderoso de impunidad y violencia.
  • Grupo políticos, entre ellos el Estado Islámico y otras organizaciones extremistas, son sospechosos de la autoría material de los crímenes en la tercera parte de los casos de asesinato. Funcionarios gubernamentales y miembros de las fuerzas armadas son considerados los principales sospechosos en aproximadamente la cuarta parte de los asesinatos.
  • Aproximadamente el 93 % de las víctimas de los asesinatos son periodistas locales. La mayoría cubría la política y la corrupción en sus países natales.
  • En por lo menos el 40 % de los casos, las víctimas de los asesinatos denunciaron haber recibido amenazas antes de morir asesinados, lo cual resalta la necesidad de contar con sólidos mecanismos de protección.
  • En apenas el 4 % del total de casos de asesinato se ha logrado plena justicia, lo cual incluye el enjuiciamiento de los autores intelectuales del crimen.
  • En el último decenio, aproximadamente el 30 % de los periodistas asesinados han sido capturados primero -una proporción superior al promedio histórico de 22 %, documentado desde que el CPJ comenzó a llevar estadísticas al respecto en 1992-. La mayoría de los capturados fueron torturados, una manera de enviarles un mensaje intimidatorio a los compañeros de las víctimas.

El índice


Abdiaziz Ali, fotografiado en la sede de Radio Shabelle en Mogadiscio en marzo de 2014. El periodista radial fue asesinado a tiros en 2016. (AP/Farah Abdi Warsameh)

1. Somalia

Periodistas asesinados con absoluta impunidad en el pasado decenio: 26

Responsables de los asesinatos: Grupos radicales como al-Shabaab, funcionarios gubernamentales

Blanco de los asesinatos: Periodistas locales que cubrían la política, la cultura y la guerra

Avances: Ninguno desde principios de 2016, cuando tribunales militares sentenciaron a acusados en relación con seis asesinatos

Retrocesos: Por lo menos un periodista, Abdiaziz Ali, ha sido asesinado desde que se elaboró la edición 2016 del índice. Somalia ha dictado la pena de muerte contra por lo menos tres personas acusadas del asesinato de periodistas, en contraposición con la normativa internacional en materia de derechos humanos. En febrero, el recién electo presidente Mohamed Abdullahi Mohamed anunció su apoyo a la libertad de prensa, pero no ha promovido la justicia en los casos de asesinato de periodistas.

Caso representativo: Abdiaziz Alicaminaba desde la casa de sus padres en Mogadiscio con destino a la suya, en septiembre de 2016, cuando dos sujetos en motocicletas se le acercaron y le propinaron varios disparos. Abdiaziz había informado sobre las víctimas civiles del conflicto somalí, que enfrenta a las fuerzas gubernamentales con el grupo radical islamista al-Shabaab. Por lo menos ocho periodistas asesinados en el último decenio estaban afiliados al medio noticioso de Abdiaziz, Shabelle Media Network.


2. Siria

Periodistas asesinados con absoluta impunidad en el pasado decenio: 17

Responsables de los asesinatos: El Estado Islámico y otros grupos radicales, las fuerzas de seguridad

Blanco de los asesinatos: Periodistas locales y corresponsales extranjeros que cubrían los derechos humanos, la guerra y la política

Avances: El CPJ no tiene constancia de ningún asesinato de periodista en Siria desde la edición 2016 del índice, aunque sí ha documentado la muerte de por lo menos seis periodistas en ese período, como resultado de incidentes de fuego cruzado y de coberturas peligrosas.

Retrocesos: Siria subió una posición, de la tercera a la segunda, en el índice de impunidad. Las autoridades no han enjuiciado a los autores ni siquiera en un solo caso de asesinato de periodista desde que el CPJ comenzó su monitoreo. Siria nunca ha respondido a las solicitudes de la UNESCO para que informe el estado judicial de los casos de asesinato de periodistas en el país.

Caso representativo: En diciembre de 2015, Ahmed Mohamed Al-Mousa, de 23 años, recibió dos balas en la cabeza frente a la casa de su familia en Abu al-Duhur, localidad del noroeste de Siria. Al-Mousa era editor de Raqqa is Being Slaughtered Silently(RBSS), un grupo de periodistas ciudadanos sirio. El asesinato de Al-Mousa se insertó en una campaña de violencia por parte del Estado Islámicocontra miembros de RBSS y otros periodistas sirios.


El 6 de mayo de 2010, un clérigo musulmán kurdo encabeza a los dolientes en una oración por el periodista y estudiante kurdo Sardasht Osman, quien había sido secuestrado y asesinado ese día en Erbil, en la región autónoma kurda de Irak. Siete años después, no se ha condenado a nadie por el asesinato. (AFP/Safin Hamed)

3. Irak

Periodistas asesinados con absoluta impunidad en el pasado decenio: 34

Responsables de los asesinatos: Milicias, el Estado Islámico, funcionarios gubernamentales. Más de la mitad de los asesinatos cometidos durante el último decenio ocurrieron en Mosul o cerca de esta ciudad

Blanco de los asesinatos: Periodistas locales que cubrían la cultura, la política, la guerra, la corrupción y los derechos humanos

Avances: Irak cayó al tercer lugar en el índice desde el segundo lugar que ocupó en 2016. La cifra de asesinatos de periodistas ha disminuido desde mediados de los años 2000, cuando la violencia sectaria era más generalizada.

Retrocesos: Irak no ha enjuiciado plenamente a los autores de siquiera un solo caso de asesinato de periodistas. En apenas un caso, el asesinato en 2013 de Kawa Garmyane en el Kurdistán, se condenó a los acusados; el autor intelectual del asesinato continúa prófugo. Además de los asesinatos y secuestros cometidos por el Estado Islámico en los últimos años, milicias chiitas que se habían movilizado para combatir al grupo terrorista también amenazan a periodistas con impunidad.

Caso representativo: En enero de 2016, el periodista audiovisual Saif Talal y su compañero, el camarógrafo Hassan al-Anbaki, se trasladaban en auto en la provincia de Diyala, en la región oriental de Irak, cuando sujetos no identificados interceptaron el auto, los sacaron a la fuerza y los asesinaron a tiros. El canal de TV para el que trabajaban, Al-Sharqiya, acusó a "una de las milicias sueltas" de ejecutar el asesinato.


4. Sudán del Sur

Periodistas asesinados con absoluta impunidad en el pasado decenio: 5

Responsables de los asesinatos: Se desconocen

Blanco de los asesinatos: Periodistas locales que cubrían la política y la guerra

Avances: Ninguno

Retrocesos: No se ha identificado, ni mucho menos condenado, a los responsables de ninguno de los cinco asesinatos de periodistas que el CPJ ha documentado en Sudán del Sur. En este clima de impunidad, los periodistas han sufrido detenciones, acoso y agresiones físicas, y también han muerto en incidentes de fuego cruzado. Varios periodistas han sido asesinados por motivos que el CPJ no ha podido vincular con el trabajo periodístico, como por ejemplo conflictos étnicos. Sudán del Sur nunca ha respondido a las solicitudes de la UNESCO para que informe el estado judicial de los casos de asesinato de periodistas en el país.

Caso representativo: En enero de 2015, cinco periodistas fueron tiroteados, atacados con machetes e incendiadosen una emboscada en el estado de Bahr al Ghazal Occidental. Los periodistas viajaban en la caravana de un político.


5. Filipinas

Periodistas asesinados con absoluta impunidad en el pasado decenio: 42

Responsables de los asesinatos: Funcionarios gubernamentales

Blanco de los asesinatos: Periodistas locales del interior del país que cubrían la política, la corrupción, los negocios y la delincuencia

Avances: Filipinas descendió una posición en el índice en comparación con el año pasado. En octubre de 2016, el presidente Rodrigo Duterte formó el Grupo de Trabajo Presidencial sobre Seguridad de los Medios, que incluye un equipo designado de investigadores y fiscales para investigar con celeridad nuevos casos de asesinatos de periodistas. La comisión ha anunciado la apertura de investigaciones de varios asesinatos, pero no se ha logrado ninguna condena. Por otra parte, dos sujetos, entre ellos un expolicía, afirmaron que Duterte había ordenado el asesinato del periodista radial Jun Pala en 2003, cuando Duterte era alcalde de Davao City. Duterte ha rechazado cualquier vínculo con el crimen.

Retrocesos: Desde la edición 2016 del índice, se ha cometido un asesinato. En un atentado en marzo de 2017, el periodista Joaquín Briones fue asesinado a tiros. No ha habido avances en la impartición de justicia para las víctimas de la masacre de Maguindanao, ocurrida en 2009 y donde murieron 32 periodistas y trabajadores de medios, entre otras víctimas. Tres de los sospechosos (de un total de varias decenas) fueron absueltos en julio de este año por falta de pruebas. El tribunal de apelaciones regional también ratificó las peticiones de fianza de Datu Sajid, uno de los principales sospechosos, según informaciones de prensa.

Caso representativo: En abril de 2014, dos pistoleros entraron a la vivienda de la reportera de tabloide Rubylita García y le dispararon repetidas veces. Ella falleció en el hospital poco después. García se había esforzado por denunciar actividades ilícitas en la fuerza policial de la provincia de Cavite. El Departamento de Justicia ha nombrado a un alto oficial de la Policía como el principal sospechoso, pero no se ha enjuiciado a nadie.


6. México

Periodistas asesinados con absoluta impunidad en el pasado decenio: 21

Responsables de los asesinatos: Grupos criminales como los narcotraficantes

Blanco de los asesinatos: Periodistas locales que informaban sobre la delincuencia, la corrupción y la política en estados dominados por los carteles del narcotráfico

Avances: Se impartió justicia parcial en marzo de 2017 cuando el comandante policial Santiago Martínez fue sentenciado a 30 años de cárcel por el asesinato en 2016 del periodista Marcos Hernández Bautista. El autor intelectual no ha sido enjuiciado. En mayo, el presidente Enrique Peña Nieto se comprometió en un encuentro con una delegación del CPJ a darle tratamiento prioritario al combate contra la impunidad por el asesinato de periodistas. Posteriormente el mandatario sustituyó al titular de la Fiscalía Especial para la Atención de los Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), el funcionario encargado de investigar los asesinatos de periodistas. La decisión siguió a la publicación de un informe especial del CPJ titulado "Sin excusas", que hace un llamado al Gobierno a intensificar sus esfuerzos por romper el ciclo de la violencia en México.

Retrocesos: Solamente en 2017, por lo menos cuatro periodistas han sido asesinados por el ejercicio de la profesión.

Caso representativo: El 15 de mayo de 2017, el periodista investigativo Javier Valdez Cárdenas fue sacado de su auto y asesinado a tiros en Culiacán, estado de Sinaloa. Valdez, quien había recibido el Premio Internacional de la Libertad de Prensa del CPJ en 2011, dedicó su vida a contar las historias de las víctimas de la guerra del Gobierno mexicano contra las drogas. La FEADLE, organismo federal, se ha hecho cargo del caso, pero no ha habido arrestos.


7. Pakistán

Periodistas asesinados con absoluta impunidad en el pasado decenio: 21

Responsables de los asesinatos: Radicales islamistas, organismos militares y de inteligencia, partidos políticos, grupos criminales

Blanco de los asesinatos: Periodistas locales que informaban sobre la guerra, la política, la corrupción y los derechos humanos

Avances: El CPJ no tiene constancia de ningún asesinato de un periodista vinculado con el ejercicio de la profesión desde 2015, aunque varios periodistas han sido víctima de ataques no fatales o de asesinatos que el CPJ no ha podido vincular con el ejercicio del periodismo.

Retrocesos: Apenas en dos casos de asesinato ocurridos en el último decenio, las autoridades han enjuiciado a los autores materiales. Una investigación que había sido reabierta el año pasado, respecto al asesinato del periodista Shan Dahar, ocurrido el día de Año Nuevo de 2014, aparentemente está paralizada. Un proyecto de ley sobre "Bienestar y Protección de los Periodistas" ha avanzado a través de un amplio proceso de consultas pero la independiente Fundación de la Prensa de Pakistán lo ha criticado por la omisión de medidas para combatir la impunidad en los ataques contra los medios.

Caso representativo: En abril de 2014, dos pistoleros no identificados atacaron la sede de la agencia noticiosa independiente Online International News Network en Quetta, capital de la provincia de Baluchistán, y asesinaron a tiros a Irshad Mastoi, director de la corresponsalía, y a Ghulam Rasool, periodista en formación. Antes del ataque, Mastoi había sido amenazado por varios actores, entre ellos grupos sectarios y radicales y miembros del aparato de seguridad, según sus familiares y compañeros. Los periodistas locales de las Áreas Tribales bajo Administración Federal, de la provincia de Jaiber Pajtunjuá y de Baluchistán ejercen el periodismo bajo la presión de muchos sectores: grupos protalibanes, fuerzas de seguridad y organismos de inteligencia pakistaníes, separatistas y milicias antiseparatistas patrocinadas por el Estado. Más de dos tercios de los asesinatos cometidos en Pakistán incluidos en esta edición del índice ocurrieron en estas zonas.


8. Brasil

Periodistas asesinados con absoluta impunidad en el pasado decenio: 15

Responsables de los asesinatos: Funcionarios gubernamentales, grupos criminales

Blanco de los asesinatos: Periodistas que informaban sobre la corrupción, la delincuencia y la política en zonas del interior del país

Avances: Por primera vez desde 2009, el CPJ no tiene constancia de ningún nuevo caso de asesinato de periodistas en Brasil, posible indicio de que el fortalecimiento de las iniciativas gubernamentales para combatir la impunidad -en los últimos cuatro años Brasil ha condenado a acusados en seis casos de asesinato de periodistas- está teniendo efecto.

Retrocesos: Si bien los asesinatos de periodistas han disminuido, los procesos judiciales se han estancado. No se ha sentenciado a ningún acusado por un asesinato de periodista desde 2015, cuando el pistolero que perpetró el asesinato del fotógrafo Walgney Assis de Carvalho y del reportero Rodrigo Neto fue condenado.

Caso representativo: Gleydson Carvalho fue asesinado a tiros mientras presentaba su programa radial vespertino en abril de 2015. Antes de ser asesinado, Carvalho, quien criticaba abiertamente en su programa a la Policía y a los políticos locales, entre ellos a un alcalde local, había recibido amenazas de muerte. Cinco sospechosos, entre ellos el presunto pistolero, han sido arrestados, pero no enjuiciados. El sospechoso de la autoría intelectual del crimen continúa prófugo.


El editor siberiano Dmitry Popkov fue asesinado a disparos en mayo de 2017, lo cual puso fin a una pausa de tres años en los asesinatos selectivos de periodistas en Rusia. (Yulia Mullabayeva/Ton-M)

9. Rusia

Periodistas asesinados con absoluta impunidad en el pasado decenio: 9

Responsables de los asesinatos: Funcionarios gubernamentales, grupos políticos

Blanco de los asesinatos: Periodistas que informaban sobre la corrupción, los derechos humanos, la política y la guerra

Avances: En tres casos de asesinato de periodistas del último decenio, los sospechosos han sido condenados, aunque solamente en uno, el asesinato a tiros en 2009 de Anastasiya Baburova, las autoridades identificaron y enjuiciaron al autor intelectual del crimen.

Retrocesos: Por lo menos dos periodistas, Dmitry Popkov y Nikolai Andrushchenko, han muerto asesinados en represalia por su trabajo periodístico en 2017, lo cual puso fin a una pausa de casi tres años en la cual el CPJ no tuvo constancia de ningún asesinato selectivo.

Caso representativo: Natalya Estemirova, colaboradora del periódico independiente Novaya Gazeta y defensora miembro de la organización de derechos humanos Memorial, con sede en Moscú, fue secuestrada cerca de su hogar en Grozny, Chechenia, en horas tempranas del 15 de julio de 2009. Unas horas después, su cadáver, con heridas de bala en el pecho y la cabeza, fue hallado en una zanja próxima a una carretera. Estemirova había informado infatigablemente sobre violaciones de los derechos humanos cometidas por las autoridades regionales y federales en Chechenia. Las autoridades no han procesado a nadie por el asesinato y la investigación ha estado paralizada desde 2013.


10. Bangladesh

Periodistas asesinados con absoluta impunidad en el pasado decenio: 7

Responsables de los asesinatos: Miembros de grupos extremistas y grupos criminales

Blanco de los asesinatos: Blogueros laicos, periodistas que informaban sobre el narcotráfico

Avances: En noviembre de 2016, la Policía arrestó a un miembro del grupo radical Ansarullah Bangla Team, quien admitió su participación en el asesinato de dos blogueros laicos, Niloy Neel y Faisal Arefin Dipan, según informaciones de prensa. Desde 2015, las autoridades han detenido a varios sospechosos en estos y otros ataques brutales contra blogueros y editores laicos.

Retrocesos: Solamente en un caso, el de Ahmed Rajib Haider, quien fue asesinado a golpes de machete en 2013, las autoridades han condenado a los asesinos.

Caso representativo: En 2015, dos atacantes apuñalaron y asesinaron a golpes de machete al bloguero Avijit Roy cuando él salía de una feria del libro en la zona del campus de la Universidad de Daca. La esposa de Roy resultó gravemente herida en el ataque. Roy, ciudadano estadounidense naturalizado de origen bangladesí, escribía entradas de blog sobre cuestiones laicas, entre ellas el ateísmo y la libertad de expresión. Pese a las numerosas pistas y arrestos, las autoridades no han enjuiciado a nadie.


11. Nigeria

Periodistas asesinados con absoluta impunidad en el pasado decenio: 5

Responsables de los asesinatos: El grupo extremista Boko Haram, atacantes desconocidos

Blanco de los asesinatos: Periodistas locales que cubrían la guerra, la política y los derechos humanos

Avances: Ninguno

Retrocesos: Este año ocurrieron varios ataques no fatales contra periodistas y las autoridades arrestaron a varios periodistas. En junio, el editor Charles Otu fue secuestrado y golpeado por matones que le ordenaron cesar las críticas contra el Gobierno estatal de Ebonyi.

Caso representativo: Boko Haram se atribuyó la responsabilidad del asesinato en octubre de 2011 de Zakariya Isa, reportero y camarógrafo del canal estatal Nigeria Television Authority.


Periodistas indios forman una cadena humana cerca del Club de Prensa de India para protestar contra el asesinato de periodistas, en Nueva Delhi, el 2 de octubre de 2017. Todos los asesinatos de periodistas en India se han cometido con absoluta impunidad. (AP/Tsering Topgyal)

12. India

Periodistas asesinados con absoluta impunidad en el pasado decenio: 13

Responsables de los asesinatos: Grupos criminales y grupos políticos, funcionarios gubernamentales

Blanco de los asesinatos: Periodistas que informaban sobre la corrupción, la delincuencia y la política locales fuera de las principales zonas urbanas

Avances: En abril, el estado de Maharashtra aprobó una ley que estipulaba sanciones más severas por cometer actos de violencia contra periodistas y medios noticiosos. La nueva ley exige que altos oficiales de la Policía investiguen los actos de violencia contra los periodistas, y designa semejantes ataques como delitos que no admiten la libertad bajo fianza, según la Federación Internacional de Periodistas.

Retrocesos: Todos los asesinatos de periodistas en India documentados por el CPJ se han cometido con absoluta impunidad. El 5 de septiembre de 2017, luego del cierre del período de investigación de esta edición del índice, la periodista independiente Gauri Lankesh fue asesinada a tiros afuera de su hogar en Bangalore. India nunca ha respondido a las solicitudes de la UNESCO para que informe el estado judicial de los casos de asesinato de periodistas en el país.

Caso representativo: Umesh Rajput, periodista del diario en idioma hindi Nai Dunia, fue asesinado a tiros afuera de su hogar en el pueblo de Chhura, en las afueras del distrito de Raipur, en el central estado de Chhattisgarh, el 23 de enero de 2011. El periodista, de 33 años, había informado sobre denuncias de negligencia médica y acusaciones de que el hijo de un político estaba involucrado en juegos de apuestas ilícitos. Seis años después, las autoridades no han arrestado a nadie por el asesinato de Rajput.


Metodología

El Índice de Impunidad del CPJ calcula el número de asesinatos no resueltos de periodistas como un porcentaje en relación con la población de cada país. Para este índice, el CPJ examinó asesinatos de periodistas que ocurrieron entre el 1 de septiembre de 2007 y el 31 de agosto de 2017 y que permanecen sin resolución. Únicamente aquellas naciones con cinco o más casos no resueltos fueron incluidas en este índice. El CPJ define como asesinato todo ataque deliberado contra un periodista en específico en relación con el trabajo de la víctima. Los asesinatos constituyen casi dos tercios de las muertes entre periodistas relacionadas con su labor, según datos del CPJ. Este índice no incluye casos de periodistas caídos en combate o mientras realizaban coberturas peligrosas como la cobertura de protestas callejeras. Los casos son considerados no resueltos cuando no se ha obtenido condena alguna. Los casos en que algunos acusados, aunque no todos, han sido condenados, son clasificados como impunidad parcial. Los casos en que los sospechosos de la autoría material del crimen murieron durante la captura por parte de las autoridades, también se clasifican como impunidad parcial. El índice solamente analiza los asesinatos que se han cometido con absoluta impunidad, y no incluye aquellos casos donde se ha logrado justicia parcial. Los datos de población de los Indicadores Mundiales para el Desarrollo de 2016 del Banco Mundial se utilizaron para calcular el puntaje de cada país.


Tabla estadística

LugarNaciónCasos no
resueltos
Población
(en millones)*
PuntajeVariación
1 Somalia 26 14.3 1.816 Bajó 18.4%
2 Siria 17 18.4 0.922 Subió 0.3%
3 Irak 34 37.2 0.914 Bajó 53.1%
4 Sudán del Sur 5 12.2 0.409 Subió 0.1.0%
5 Filipinas 42 103.3 0.407 Sin variación
6 México 21 127.5 0.165 Sin variación
7 Pakistán 21 193.2 0.109 Bajó 2.1%
8 Brasil 15 207.7 0.072 Sin variación
9 Rusia 9 144.3 0.062 Sin variación
10 Bangladesh 7 163.0 0.043 Sin variación
11 Nigeria 5 186.0 0.027 Sin variación
12 India 13 1,324.2 0.010 Sin variación

*Fuente: Datos de población de los indicadores mundiales para el desarrollo de 2016 del Banco Mundial http://data.worldbank.org

El Índice de Impunidad del CPJ es elaborado como parte de la Campaña Global contra la Impunidad de la organización, la cual es posible en parte gracias a la Fundación León Levy.

Más sobre
Publicado

Le gusta este artículo? Apoye nuestro trabajo