Noticias   |   Ecuador

Fundamedios teme cierre por presión del gobierno ecuatoriano

También está disponible en English, Português

Bogotá, Colombia, 9 de septiembre de 2015--Fundamedios, la única entidad independiente de defensa de la libertad de prensa en Ecuador, puede ser obligada a disolverse tras acusaciones del gobierno de que se ha convertido en una organización política, crítica de la administración del Presidente Rafael Correa, según informes de prensa.  

“No satisfecho con perseguir, acosar, multar y abusar verbalmente de sus críticos en la prensa privada, el gobierno ecuatoriano ahora amenaza con la disolución del grupo líder de libertad de prensa en el país”, afirmó el coordinador senior del programa de las Américas del CPJ, Carlos Lauría, en Nueva York. “Exhortamos a las autoridades ecuatorianas a retirar de inmediato este proceso, motivado políticamente, y a permitir que Fundamedios continúe con su labor sin ninguna interferencia gubernamental”. 

En un documento de 70 páginas entregado a Fundamedios el 8 de septiembre, la Secretaría de Nacional de Comunicación (SECOM) informó que había iniciado un “proceso de disolución” contra la organización. Agregó que Fundamedios debe presentar su defensa en un lapso de diez días. El gobierno basa su acción contra Fundamedios en una ley de 2013 que regula la actividad de las organizaciones no gubernamentales y que impone restricciones sobre las actividades en las que estas organizaciones pueden o no participar.    

“Fundamedios ha difundido mensajes, alertas y ensayos con indiscutibles tintes políticos que dejan clara la posición de esta organización social cuyo ámbito de acción debería desenvolverse en relación a la comunicación social y al periodismo”, afirmó la Secom en el documento, que fue revisado por el CPJ. Al hacer eso, agregó la Secom, Fundamedios ha violado sus propios estatutos fundacionales que establecen que la organización debe concentrarse en comunicación y periodismo.

Como evidencia, la Secom señaló blogs de los periodistas ecuatorianos José Hernández y Roberto Aguilar que consideró eran críticos del gobierno y que fueron publicados en distintos sitios web, incluyendo el portal de Fundamedios.

En una entrevista telefónica con el CPJ, César Ricaurte, el director ejecutivo de Fundamedios, negó que la organización se haya convertido en un ente partidario. Afirmó que Fundamedios ha seguido con vigor su misión de defensa de la libertad de prensa al apoyar a los periodistas en media de una campaña de hostigamiento del gobierno que ha incluido demandas legales, multas, correcciones forzadas y abuso verbal por parte de Correa.

Ricaurte indicó que incluso antes que iniciar una investigación sobre Fundamedios, proceso de “disolución” significa que la Secom ya ha concluido que la organización debe deshacerse. “Podemos exhibir todo tipo de evidencia para demostrar que no somos una organización política. Pero aún así nos van a cerrar”, indicó Ricaurte.

En un mensaje de correo electrónico al CPJ, Fernando Alvarado, el titular de la Secom, señaló que no podía efectuar comentarios hasta tanto el proceso legal contra Fundamedios haya concluido.      

El gobierno de Correa también ha arremetido contra otras organizaciones no gubernamentales. En 2013, el gobierno clausuró la organización ambiental Fundación Pachamama, que había criticado la decisión de Correa de permitir la extracción de petróleo en un parque nacional en la selva amazónica, según informes de prensa.  

La Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios, o Fundamedios, radicada en Quinto, fue fundada en 2007 con el propósito de promover la libertad de prensa, denunciar acoso y ataques contra periodistas y llevar a cabo proyectos, capacitaciones y talleres destinados a la reflexión en torno al periodismo. Sus actividades son financiadas por distintos donantes, incluyendo la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés). Fundamedios ha registrado un total de 1.305 agresiones contra la prensa desde 2008 hasta hoy, así como 126 sanciones del gobierno contra  medios y periodistas bajo la restrictiva ley de comunicación sancionada en 2013.   

Publicado

Le gusta este artículo? Apoye nuestro trabajo