Cartas   |   Ecuador

Ecuador debe permitir a las estaciones cerradas para reanudar sus emisiones

También está disponible en Português, English


17 de julio de 2012

Fabián Jaramillo Palacios
Superintendente de Telecomunicaciones
Superintendencia de Telecomunicaciones
Edificio Matriz: 9 de Octubre 1645 (N 27-75) y Berlín
Quito, Ecuador

Estimado Sr. Jaramillo:

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) está seriamente preocupado por el cierre de al menos 11 emisoras ecuatorianas desde el mes de mayo. Nuestro análisis de las clausuras, que se detalla en una lista adjunta, concluyó que en algunas instancias el ente regulador no cumplió el debido proceso garantizado por ley. La evaluación del CPJ también encontró que más de una mitad de las emisoras cerradas habían sido críticas del gobierno. Aunque el gobierno tiene el derecho de regular el espectro radioeléctrico, también tiene la obligación de realizar esta labor de manera transparente e imparcial.

El 12 de junio, usted indicó en una entrevista radial que las 11 emisoras son parte de un paquete de al menos 20 radios y televisoras que el gobierno cerrará debido a supuestos retrasos en el pago del derecho del uso de la frecuencia o por violaciones técnicas o administrativas. Según la ley de radiodifusión, el gobierno puede cerrar emisoras cuando tienen seis meses de retraso en los pagos de sus frecuencias. No obstante, las emisoras pueden apelar ante el Tribunal Distrital de lo Contencioso Administrativo y, según el Artículo 67, el Tribunal debe emitir un fallo antes de que los cierres puedan proceder. El análisis del CPJ concluyó que varias emisoras fueron cerradas a pesar de que sus apelaciones aún estaban pendientes.

El CPJ también está preocupado ante la posibilidad de que las emisoras hayan sido clausuradas por efectuar críticas sobre las autoridades. Algunos de los propietarios y gerentes los medios indicaron al CPJ y a periodistas locales que los cierres fueron represalia por informes críticos sobre el gobierno. También afirmaron que el gobierno pretendía entregar muchas de las frecuencias a nuevas radios comunitarias que apoyan al gobierno.

Estamos preocupados ya que estos cierres reflejan un intento de controlar el flujo informativo, suprimir el disenso y ampliar el número de medios pro-gubernamentales. Lo instamos a permitir que las emisoras vuelvan al aire y asegurar que todas las voces críticas en el país puedan informar libremente sin la interferencia indebida del gobierno.

Atentamente

Joel Simon
Director Ejecutivo


Al menos 11 emisoras han sido cerradas desde mayo:

  • La policía confiscó el equipo de Radio Morena de Guayaquil el 6 de julio y cerró la emisora, según informes de prensa. Las autoridades afirmaron que la radio debía ocho meses de los pagos de la frecuencia y que estaba usando antenas y frecuencias no autorizadas. Sin embargo, Luis Almeida, gerente de la radio y diputado opositor de la Asamblea Nacional, negó las acusaciones y afirmó a reporteros que la clausura fue en represalia por su alianza política con el ex presidente Lucio Gutiérrez, quien es un feroz crítico del actual gobierno.

  • Radio Impacto en la ciudad de Latacunga, fue cerrada el 13 de junio por supuestas deudas en los pagos de la frecuencia, según informes de prensa. La radio afirmó que al momento de la clausura estaban en el procesar de apelar, según informes de prensa.

  • La concesión de Radio K-Mil, en la ciudad occidental de Huaquillas, fue suspendida el 12 de junio, supuestamente por no operar técnicamente de acuerdo al contrato de concesión, según informes de prensa. Las autoridades también confiscaron el transmisor. El propietario de la radio indicó a Fundamedios, grupo local de libertad de prensa, que había impugnado los motivos técnicos por los cuales se había suspendido la licencia.

  • Las autoridades cerraron el 12 de junio RU Matriz Cadena Sur Ecuador 1200 AM en la ciudad sudoccidental de Machala, según informes de prensa. Si bien que las autoridades afirmaron que la licencia de la radio no había sido renovada desde 2009, la emisora señaló que nunca recibió ninguna notificación acerca de la suspensión de su concesión.

  • Radio Cosmopolita "La Pantera 960 AM" de la ciudad capital de Quito, fue cerrada el 11 de junio después de 59 años de funcionamiento y su equipo fue confiscado por deudas en el pago de la licencia, según informes de prensa. Fernando Guanoluisa, propietario de la emisora, afirmó a Fundamedios que la clausura fue en represalia por una entrevista que la radio realizó semanas antes con un político de la oposición.

  • El 6 de junio, unos 50 policías derribaron las paredes de Net, radio de Ambato, embargaron su equipo, y clausuraron la radio, afirmó su gerente Marco Armas a Fundamedios. Armas señaló que la radio, que a menudo era crítica del gobierno, estaba atrasada en los pagos de la concesión, pero que la deuda después fue pagada. Indicó que la apelación de la radio todavía estaba pendiente cuando cerraron la emisora.

  • El 24 de mayo, la policía allanó las instalaciones de Lidervisión TV y Radio Líder en la provincia nororiental de Napo, confiscaron el equipo, y cerraron los medios, indicó al CPJ Edison Chávez, propietario de las dos emisoras. Afirmó que las clausuras se produjeron tras cobertura extensiva en ambos medios sobre la escasez de gas natural en Napo. Chávez reconoció que se había atrasado con los pagos mensuales de aproximadamente US$200 para el uso de la frecuencia, pero afirmó que luego pagó la deuda y que los medios fueron cerrados cuando la apelación todavía estaba pendiente.

  • Radio El Dorado, en la ciudad norteña de Nueva Loja, fue cerrada el 23 de mayo, según informó Fundamedios. Ottos Flores, el gerente de la radio, señaló a Fundamedios que la emisora debía US$72. Flores también afirmó que las autoridades confiscaron su equipo sin previo aviso. Señaló que la radio está apelando la decisión.

  • Telesangay, un canal de televisión comunitario en la provincia amazónica de Morona Santiago, fue clausurado por el gobierno el 23 de mayo, informó el canal. Telesangay reconoció en un comunicado en su sitio web que la emisora no había cumplido con algunos requisitos administrativos, pero no dio más detalles. El comunicado afirmó que el cierre fue en represalia por su oposición a la minería y las operaciones petroleras locales.

  • Radio Sucre de Portoviejo cerró el 15 de mayo tras haber sido informado que su aplicación para renovar su licencia había sido denegada debido a que no estaba operando en la frecuencia asignada, según informes de prensa. El diario El Universo informó que la emisora era crítica de los gobiernos locales y nacionales.

Publicado

Al igual que este artículo? Apoya nuestro trabajo