Periodistas mexicanos, con equipo de protección personal a raíz de la pandemia del COVID-19, cubren una protesta de trabajadores administrativos en el Hospital General Balbuena de Ciudad de México el 16 de abril de 2020. (AFP/Pedro Pardo)
Periodistas mexicanos, con equipo de protección personal a raíz de la pandemia del COVID-19, cubren una protesta de trabajadores administrativos en el Hospital General Balbuena de Ciudad de México el 16 de abril de 2020. (AFP/Pedro Pardo)

Aviso de seguridad del CPJ: La cobertura de la pandemia del COVID-19

Actualizado al 14 de agosto de 2020

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote del COVID-19 (nuevo coronavirus) una pandemia el 11 de marzo de 2020.

En todo el planeta, los periodistas están asumiendo un papel crucial en el empeño de mantener informada a la sociedad sobre la pandemia y las iniciativas gubernamentales para combatirla, pese a los intentos de las autoridades en varios países por suprimir el periodismo independiente y el acceso a la información, conforme lo ha documentado el CPJ. Los trabajadores de los medios están sometidos a enormes presiones y a una gran tensión, y a menudo están expuestos a la posibilidad de contagio en los viajes, las entrevistas y los lugares donde les toca hacer la cobertura, de acuerdo con periodistas consultados por el CPJ. Los periodistas se han enfrentado a la censura, el encarcelamiento, el acoso físico y virtual, y la pérdida de sus medios de subsistencia debido al COVID-19, como se manifiesta en recientes informaciones del CPJ.

Conforme evolucione la situación y surjan nuevas informaciones, las autoridades pertinentes divulgarán noticias sobre la pandemia y recomendaciones de salud actualizadas. Para mantenerse al día sobre las últimas recomendaciones y restricciones, los periodistas que cubran la pandemia deben dar seguimiento a la información de la OMS y las autoridades sanitarias locales.

El centro de recursos sobre el coronavirus de la Universidad Johns Hopkins es un recurso seguro y confiable para mantenerse al día con los últimos acontecimientos sobre la pandemia.

CÓMO PROTEGERSE EN EL TERRENO

Las restricciones de viajes internacionales siguen en vigor y cambian frecuentemente. Es muy probable que todas las coberturas cambien o se suspendan con poco o ningún aviso, debido a que la situación evoluciona con rapidez en todo el mundo.

Los periodistas que planean cubrir la pandemia del COVID-19 deben tomar en cuenta la siguiente información de seguridad:

Antes de la cobertura

● Para reducir al mínimo el riesgo de exposición, y siempre que sea posible, las entrevistas deben seguir haciéndose por vía telefónica o por la Internet, y no en persona.

● Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, las personas mayores y las personas con problemas de salud subyacentes se consideran de alto riesgo. Si usted se encuentra en una de estas categorías, debe evitar participar en cualquier cobertura que lo ponga en contacto directo con la ciudadanía en general. También se debe tener presente la posibilidad de que alguna empleada pueda estar embarazada.

● A la hora de seleccionar el personal para cualquier cobertura sobre la pandemia del COVID-19, la dirección del medio debe tener en cuenta que ha habido agresiones racistas contra ciertas nacionalidades, conforme lo ha informado NHK World.

● Algunos países que anteriormente habían levantado las medidas de confinamiento, las han vuelto a adoptar, de acuerdo con Forbes. Por tanto, usted debe conversar sobre qué plan el equipo directivo implementará para ayudarlo y apoyarlo en caso de que usted se enferme durante la cobertura, teniendo en cuenta la posibilidad de que usted se tenga que aislar voluntariamente o de que quede atrapado en una zona de cuarentena o confinamiento por un período prolongado.

Bienestar sicológico

● Incluso los periodistas más experimentados pueden tener problemas sicológicos al informar sobre el brote del COVID-19, según el Instituto Reuters de la Universidad de Oxford. Los superiores deben comunicarse periódicamente con sus periodistas para ver cómo están reaccionando y para ofrecerles orientaciones y apoyo cuando sea necesario.

● Es probable que los familiares se preocupen y estresen si usted planea cubrir el brote del COVID-19. Hable con ellos sobre los riesgos y las preocupaciones que tengan. De ser necesario, coordine una conversación entre sus familiares y los asesores médicos de su medio de comunicación.

● Algunos periodistas han declarado al CPJ que, cuando trabajan en coberturas sobre el COVID-19, hasta familiares y amigos han cuestionado los peligros que implican, y con frecuencia ha tenido una reacción negativa. Ello puede ser desalentador.

● Tenga en cuenta el posible efecto sicológico de informar desde un lugar o una zona afectados por el COVID-19, en particular si realiza la cobertura desde un centro médico o de aislamiento, o desde una zona de cuarentena. Un recurso valioso para los trabajadores de medios que cubren situaciones traumáticas lo es el Centro DART para el Periodismo y el Trauma. Visite la página de Emergencias del CPJ para consultar recursos sobre seguridad externos, inclusive sobre las mejores prácticas de salud mental para los periodistas que cubren el COVID-19.

Para evitar el contagio propio y no contagiar a los demás

La mayoría de los países están aplicando el distanciamiento social y físico, aunque la distancia recomendada ahora varía dependiendo del país, según Reuters. Si en la cobertura usted acompaña a los servicios de emergencia o visita lugares de alto riesgo como los que se mencionan a continuación, pregunte de antemano por las medidas higiénicas necesarias que se implementan. Si le queda alguna duda, no realice la visita.

● Todo tipo de instalación médica

● Un hogar de ancianos

● El hogar de una persona enferma o de edad avanzada, de una persona con problemas de salud o de una persona que pueda estar embarazada.

● Una planta de fabricación donde se considere que el riesgo de transmisión es elevado, como en una planta procesadora de carne.

● Una morgue, un depósito de cadáveres, un crematorio o una funeraria.

● Una zona en cuarentena, aislamiento o confinamiento.

● Un complejo urbano con alta densidad poblacional (por ejemplo una barriada o favela).

● Un campo de refugiados.

● Un establecimiento penitenciario o un centro de detención con casos de COVID-19.

Algunas recomendaciones comunes para evitar el contagio son:

● Mantenga la distancia física segura recomendada con toda persona, la cual variará de acuerdo con las recomendaciones de las autoridades locales. Debe tener particular cuidado en la presencia de personas que manifiesten síntomas de enfermedades respiratorias, como toser y estornudar, y al entrevistar a personas de edad avanzada, a personas con problemas de salud subyacentes, a todo el que esté cerca de personas sintomáticas, a trabajadores de la salud que traten a pacientes infectados con el COVID-19, y a trabajadores en lugares de alto riesgo.

● Siempre trate de entrevistar a las personas en un espacio al aire libre. Si necesita hacer la entrevista en interiores, escoja un sitio con alguna circulación de aire (por ejemplo, con ventanas abiertas) y evite las habitaciones y los espacios confinados y pequeños.

● No dé apretones de manos, ni abrazos ni besos.

● Trate de situarse en ángulo respecto a la persona entrevistada y no directamente de frente, y siempre mantenga la distancia física segura recomendada.

Lávese las manos con frecuencia y de manera correcta y meticulosa, durante 20 segundos como mínimo cada vez, con agua caliente y jabón. Asegúrese de secarse las manos de la manera correcta. En el sitio web de la OMS se puede encontrar una guía muy valiosa sobre cómo lavarse y secarse las manos correctamente.

● Utilice gel o paños antibacterianos si no hay agua caliente y jabón, pero en cuanto le sea posible trate de lavarse con agua caliente y jabón. (Los CDC recomiendan que se utilice desinfectante de mano a base de alcohol con contenido de etanol superior al 60 % o contenido de isopropanol superior al 70 %). No reemplace la rutina de lavarse las manos frecuentemente por el uso de desinfectante de mano.

● Siempre cúbrase la boca y la nariz al toser o estornudar. Si tose o estornuda en un pañuelo de papel, deséchelo inmediatamente de manera segura y correcta, y recuerde lavarse meticulosamente las manos después.

● Evite tocarse la cara, la nariz, la boca, los oídos, etc., conforme lo resalta la BBC.

● No utilice vasos, vajilla ni cubiertos que puedan haber entrado en contacto con otras personas.

● Debe cubrirse el cabello. El cabello largo debe atarse y recogerse.

● Antes de toda cobertura, quítese el reloj y las joyas, pues el virus puede permanecer vivo en muchos tipos de superficie por distintos períodos.

● Si utiliza anteojos, límpielos meticulosa y frecuentemente con jabón y agua caliente.

● Si puede, evite ponerse lentes de contacto para la cobertura, porque es posible que se toque los ojos y aumente las probabilidades de contagiarse.

● Piense en la ropa que llevará, tomando en cuenta que ciertas telas pueden limpiarse con paños con mayor facilidad que otras. Después de toda cobertura, debe quitarse cuidadosamente toda la ropa y lavarla a alta temperatura con detergente.

● Si es posible, evite utilizar dinero en efectivo durante la cobertura, y asegúrese de limpiar periódicamente las tarjetas de crédito o débito, la billetera, y el bolso. Evite meter las manos en los bolsillos lo más posible.

● Tome en cuenta el medio de transporte que utilizará para ir a la cobertura y regresar. Evite utilizar el transporte público en las horas pico y asegúrese de lavarse las manos con gel de alcohol al salir del medio de transporte.

● Si viaja en su propio auto o en un auto de la empresa, tenga en cuenta que toda persona contagiada puede transmitir la infección a las demás personas que viajen en el vehículo, como lo resaltó hace poco la BBC en India. Viaje con las ventanillas abiertas para garantizar que el aire circule bien dentro del vehículo, y valore ponerse un tapaboca o una mascarilla facial mientras esté en el vehículo.

● Tome descansos con frecuencia y esté atento a sus niveles de energía y fatiga, pues las personas cansadas tienen mayor probabilidad de cometer errores con la rutina higiénica. Tome en cuenta que las personas quizás tengan que manejar largas distancias antes y después de la cobertura.

Siempre asegúrese de lavarse bien las manos con agua caliente y jabón antes y después de visitar una zona afectada, y durante la visita a la zona.

● Si presenta síntomas, en particular fiebre o dificultad para respirar, piense cómo obtendrá tratamiento médico. La mayoría de los organismos gubernamentales de sanidad ahora recomiendan el autoconfinamiento para prevenir la infección de otras personas. Si está en una zona con alto índice de contagio, probablemente encontrará pacientes infectados con el COVID-19 en abarrotados centros de tratamiento, y por tanto aumentarán las probabilidades de contagiarse.

● Solamente consuma carne y huevos que estén bien cocinados.

Seguridad de los equipos de trabajo

La posibilidad de propagar el COVID-19 por usar equipos contaminados es real. En todo momento debe implementar y cumplir estrictamente un método de limpieza y desinfección:

● Utilice micrófonos telescópicos direccionales desde una distancia segura, siempre que le sea posible. Solamente se debe utilizar micrófonos de solapa en circunstancias controladas y con apego a estrictos protocolos de higiene.

● Las cubiertas de esponja de los micrófonos deben lavarse y desinfectarse con detergente a alta temperatura al final de cada cobertura. Busque orientaciones o capacitación sobre cómo quitar la cubierta de manera segura para prevenir toda posibilidad de contaminación cruzada. Si es posible,evite los parabrisas de piel para micrófonos, pues son más difíciles de limpiar.

● Siempre que sea posible, use auriculares baratos y trátelos como si fueran desechables, en particular con los entrevistados. Limpie con pañitos y desinfecte todos los auriculares antes y después de cada uso.

● Utilice lentes para ver de lejos y así mantener una distancia segura en el sitio de la cobertura.

● Siempre que sea posible, utilice equipos móviles y no equipos con cables.

● Piense en cómo guardará los equipos durante la cobertura. No deje nada tirado en el piso; vuelva a colocarlo todo en su estuche y ciérrelo (por ejemplo, en algún tipo de maleta de transporte de material duro, que es mucho más fácil de limpiar con paño y mantener limpia).

● Si es posible y práctico, cubra los equipos con algún tipo de plástico de envolver o coloque alguna protección sobre ellos al utilizarlos. Ello reducirá al mínimo la superficie de los equipos que se pueda contaminar, y será más fácil de limpiar y desinfectar.

● Lleve consigo baterías de repuesto completamente cargadas y evite cargar nada en el sitio, pues es un artículo más que podría contaminarse.

● Siempre descontamine todos los equipos con paños antimicrobianos de acción rápida tales como Meliseptol, y a continuación límpielos meticulosamente. Ello abarca los teléfonos celulares, las tabletas, los cables, los enchufes, las computadoras portátiles, los discos duros, las cámaras, las credenciales de prensa y los cordones de cuello.

● Cuando regrese a su base, asegúrese de descontaminar nuevamente todos los equipos y de que las personas responsables por los equipos conozcan la situación de antemano y sepan cómo limpiar los equipos de manera segura. Asegúrese de no tirar los equipos en un rincón, sino que debe entregárselos a la persona responsable de su limpieza.

● Si utiliza un vehículo para la cobertura, asegúrese de que el interior reciba una limpieza a fondo meticulosa después de la cobertura, idealmente por una persona con la capacitación adecuada. Debe prestar particular atención a los tiradores de puerta, el volante, la palanca de cambio, el freno de mano, los espejos laterales, los reposacabezas, los cinturones de seguridad, el tablero, y los botones, cierres o palancas de las ventanillas.

Limpieza de los equipos eléctricos

A continuación se ofrecen algunos consejos generales sobre la limpieza de los equipos eléctricos. Asegúrese siempre de leer las pautas del fabricante antes de intentar toda limpieza.

● Siempre desconecte todas las fuentes de electricidad, los aparatos y los cables.

● No deje que ningún material líquido entre en contacto con los equipos, y no utilice aerosoles, blanqueadores ni abrasivos, pues es casi seguro que dañarán los equipos.

● Nunca rocíe ninguna sustancia directamente sobre el aparato.

● Solamente utilice un paño suave, sin pelusas y no abrasivo.

● Humedezca el paño, pero NO lo moje. Añada un poco de jabón al paño y restriéguelo en el paño con la mano.

● Frote el aparato meticulosamente con el paño varias veces.

● No deje que la humedad penetre en ninguna abertura (por ejemplo en las tomas de carga, las entradas de los auriculares, los teclados).

● Limpie el aparato con un paño limpio, seco y suave.

● Algunos fabricantes recomiendan pañitos de alcohol con contenido de isopropanol al 70 % para toda superficie dura y no porosa.

● Al desinfectar los equipos, siempre consulte primero con el fabricante, pues los desinfectantes podrían dañar los aparatos.

Se pueden consultar más consejos en detalle en este artículo.

Equipo de protección personal (EPP) médico

Colocarse y quitarse con seguridad todo equipo de protección personal médico (como guantes desechables, mascarillas faciales, delantales protectores/monos/trajes de cuerpo entero y cubiertas de calzado desechables) exige el estricto cumplimiento de las mejores prácticas de seguridad. Le rogamos consultar estas orientaciones generales de los CDC. Especial cuidado debe tenerse al quitarse el EPP, pues este es el momento cuando el riesgo de contaminación cruzada es más elevado, por lo cual no debe tener una actitud complaciente respecto a estas medidas. Si tiene alguna duda, busque orientación y capacitación con un experto antes de salir a cualquier cobertura.

Le rogamos tomar nota de que en muchos países el EPP médico todavía escasea y es difícil de abastecer, por lo cual utilizar semejante equipo puede contribuir a la escasez.

● Asegúrese de que todo el EPP que utilice sea de la talla correcta para usted. El EPP que no quede bien puesto es susceptible de desgarrarse o restringir el movimiento (si está demasiado apretado), y puede engancharse a objetos como los tiradores de puertas y desgarrarse (si está demasiado suelto).

● Utilice siempre marcas reconocidas de EPP médico, y preste atención al mínimo de especificaciones de seguridad que se exigen. Esté atento a los equipos defectuosos, como lo ha informado el New York Times, al igual que a los productos falsificados, conforme lo ha señalado Securing Industry. Algunas de las marcas principales y más reconocidas se pueden consultar aquí.

● Use guantes protectores si cubre o visita un lugar infectado, como un centro de tratamiento médico. Tome nota de que los guantes de nitrilo ofrecen más protección que los de látex. Usar dos pares mejora la seguridad.

● Si la cobertura se realiza desde un lugar de alto riesgo como un centro de tratamiento médico, es casi seguro que se necesite EPP médico adicional como un traje de cuerpo entero y una mascarilla de cara entera.

● Si utiliza un traje de cuerpo entero, asegúrese de ir al baño antes de ponerse el traje.

● En dependencia de la cobertura, puede que deba utilizar calzado desechable o chanclos impermeables, los que deben limpiarse con paños o enjuagarse en cuanto usted abandone el lugar. Si utiliza chanclos impermeables, deben desecharse de manera segura antes de abandonar el lugar.

● Se recomienda que todo el EPP médico se ponga y se quite con la supervisión de un profesional capacitado, tomando en cuenta que ese puede ser el momento de quedar expuesto al virus. Este video de los CDC sobre cómo ponerse y quitarse el EPP puede ser útil, aunque no es sustituto de la capacitación y la supervisión.

Nunca vuelva a utilizar el EPP diseñado para un solo uso, como los guantes, los trajes de cuerpo entero, los delantales ni las cubiertas de calzado desechables. Todos los equipos que se vuelvan a utilizar deben ser desinfectados y descontaminados adecuadamente. Asegúrese de desechar adecuadamente todo el EPP médico contaminado ANTES de abandonar un sitio afectado.

Mascarillas faciales

El uso correcto de las mascarillas faciales reviste particular importancia para los periodistas que continúan informando en las comunidades, lo cual pudiera implicar entrar en espacios confinados y lugares concurridos, y hablar con los ciudadanos. El 9 de julio de 2020, la OMS divulgó recomendaciones actualizadas que afirman que es probable que el virus esté presente en el aire en determinados ambientes. Entre tales lugares se encuentran los espacios confinados con poca o ninguna circulación de aire y los lugares concurridos. Debe estar consciente de que la concentración de carga viral en el aire en semejantes lugares probablemente sea más elevada que lo normal, lo cual por ende aumenta la probabilidad de contagiarse.

Muchos países ahora exigen o recomiendan el uso de tapabocas y/o mascarillas faciales a la ciudadanía, como lo ha informado Al-Jazeera. Los CDC recomiendan que las personas lleven mascarillas o tapabocas de tela de varias capas —y no mascarillas de categoría médica, que escasean— para taparse la nariz y la boca en la comunidad. La OMS recomienda que las personas mayores de 60 años, al igual que toda persona con un problema de salud subyacente, lleven una máscara de categoría médica cuando salgan al exterior y no puedan mantener el distanciamiento físico. La OMS recomienda que todas las demás personas lleven una mascarilla de tela de tres capas.

Existe la preocupación de que, salvo que las mascarillas se utilicen correctamente, éstas en realidad se puedan convertir en una fuente de infección. Un reciente estudio de la revista Lancet ha mostrado que una cantidad detectable de virus infeccioso sigue presente en una mascarilla de cirugías hasta siete días después de la exposición al virus. Sobre la base de este estudio, quitarse la mascarilla, volver a utilizarla o tocarse la cara al llevar una mascarilla pudiera significar arriesgarse a una infección.

Si utiliza una mascarilla, debe seguir las recomendaciones siguientes:

● Si es necesario, se recomienda una mascarilla N95 (o FFP2/FFP3) en lugar de una mascarilla de “cirugías” común.

● Asegúrese de que la mascarilla quede bien asentada sobre el puente de la nariz y sobre la quijada, de manera que esté bien ajustada y sin espacios. Asegúrese de mantener el vello facial al mínimo absoluto, para garantizar que la mascarilla forme un sello hermético. Tenga en cuenta que el vello facial denso evitará que ello se logre.

● Es esencial cumplir estrictamente las normas de seguridad que rigen el uso de las mascarillas faciales. Nunca toque la parte frontal de la mascarilla, solamente quítesela por las correas, y evite acomodarse la mascarilla cuando ya la tiene puesta, salvo que sea absolutamente necesario. Lávese las manos inmediatamente si entran en contacto con la mascarilla.

Reutilizar las mascarillas es muy riesgoso. Siempre deseche inmediatamente las mascarillas usadas en una bolsa sellada.

● Siempre lávese las manos con jabón y agua caliente luego de quitarse la mascarilla. Si eso no es posible, utilice un desinfectante de manos a base de alcohol (con contenido de etanol superior al 60 % o contenido de isopropanol superior al 70 %), pero apenas pueda, lávese las manos con jabón y agua caliente.

● Póngase una mascarilla nueva, limpia y seca tan pronto la mascarilla en uso esté mojada o húmeda.

● Recuerde que utilizar una mascarilla es solamente un aspecto de la protección personal. Es absolutamente esencial lavarse frecuentemente las manos con jabón y agua caliente, y no tocarse la boca, la nariz ni los ojos.

● Tenga en cuenta que puede haber escasez de mascarillas faciales o su precio puede aumentar drásticamente, según el lugar.

Seguridad digital

● Tenga en cuenta que los periodistas pueden ser objeto de mayor hostilidad en la Internet con respecto a sus trabajos periodísticos sobre el brote del COVID-19. Revise las mejores prácticas del CPJ para protegerse de tales ataques.

● Los Gobiernos y las empresas del sector tecnológico cada vez más utilizan herramientas de vigilancia para rastrear la propagación del COVID-19. Una de estas empresas es el NSO Group, que ha creado el programa de espionaje informático Pegasus, el cual se ha utilizado contra periodistas, según el Citizen Lab. Cómo se utilizarán estas técnicas de vigilancia contra las personas cuando esta crisis sanitaria haya acabado, es motivo de preocupación para las organizaciones defensoras de las libertades civiles. Privacy Internacional está dando seguimiento a estos acontecimientos globales en su sitio web.

● Haga una pausa y reflexione antes de hacer clic en enlaces o antes de descargar documentos que contengan información sobre el COVID-19. Los delincuentes están aprovechándose de la actual crisis sanitaria y del pánico para engañar a las personas y las organizaciones con sofisticados ataques de phishing que pudieran tener como consecuencia la instalación de programas maliciosos en sus dispositivos, según la Electronic Frontier Foundation.

● Tenga precaución al hacer clic en cualquier enlace relacionado con el COVID-19 en las redes sociales o aplicaciones de mensajería, pues el enlace puede dirigirlo a sitios web que infectan los dispositivos con programas maliciosos.

● Esté alerta a la existencia de aplicaciones maliciosas que infectan los dispositivos (ransomware) para luego extorsionar a las personas, como la aplicación “COVID19 Tracker”.

● Se ha informado que algunos mapas que muestran información actualizada sobre el COVID-19 proveniente de fuentes respetadas, como la OMS, contienen programas maliciosos que se podrían utilizar para robar contraseñas.

● Esté consciente de la desinformación patrocinada por los Gobiernos, conforme lo ha informado The Guardian, al igual que de la desinformación en general, algo sobre lo cual la OMS ha advertido específicamente y la BBC ha resaltado. El sitio web de la OMS contiene consejos acerca de los rumores sobre el COVID-19.

● Trate con cautela la información sobre el COVID-19 que se comparte en chats de aplicaciones de mensajería, los que pueden contener noticias falsas y engaños.

● Esté atento a que el contenido sobre el COVID-19 en Facebook ahora se modera mediante la inteligencia artificial (IA) y no por seres humanos que verifican la información. Esta situación ha provocado que se haya eliminado por error contenido legítimo sobre la infección.

● Infórmese sobre los servicios de teleconferencia y las cuestiones de privacidad para que esté al tanto de lo que estos servicios hacen con los datos de usted, a qué datos tienen acceso y cuán seguros son estos servicios. Cada vez más personas trabajan desde la casa, y por ello los ciberatacantes han apuntado a estos servicios.

● Esté alerta a los riesgos que supone informar sobre y desde países con regímenes autoritarios, los que muy probablemente vigilen de cerca la cobertura del brote del COVID-19. Es posible que ciertos Gobiernos intenten ocultar la gravedad de todo brote o censuren como consecuencia a los medios, conforme lo ha advertido el CPJ.

La delincuencia y la seguridad física durante la cobertura

Los periodistas y trabajadores de los medios deben estar atentos al auge en la actitud antiprensa y la hostilidad hacia los medios, lo cual incluye el acoso verbal y la agresión física durante las coberturas noticiosas, como se ha observado en Estados Unidos, de acuerdo con el U.S. Press Freedom Tracker, y en Alemania, el Reino Unido, la India y Somalia

La situación económica mundial continúa desalentadora, pues las personas están perdiendo el empleo y hasta 500 millones de personas podrían caer en la pobreza, según Oxfam. La probabilidad de que aumente la actividad delictiva es real, en particular el ciberdelito, según investigaciones de la Universidad de Cambridge.

● Si puede viajar para una cobertura internacional (vea a continuación), infórmese sobre las últimas noticias en materia de seguridad en su destino. Si bien la magnitud de la agitación ha disminuido, ha habido incidentes y protestas violentos en muchas partes del mundo desde finales de febrero. Tenga en cuenta que la agitación podría resurgir si se vuelven a imponer medidas de confinamiento debido a una segunda ola de contagio.

● Muchas zonas urbanas ahora están mucho más tranquilas de lo habitual y las fuerzas de seguridad pública están al límite de su capacidad. Existe el riesgo de que la delincuencia pueda aprovecharse de la situación. Algunos periodistas dicen que han sido acosados verbalmente, han sido objetivos de los delincuentes, y han resultado agredidos, por lo cual no debe dar por sentado que tendrá seguridad.

● Tenga particular cuidado si trabaja desde zonas rurales, pues los pobladores pueden sospechar de las personas ‘de fuera’ y/o estar molestos con ellas por el temor a que puedan traer consigo el COVID-19.

● Tenga en cuenta la posibilidad de que la Policía pueda responder con fuerza excesiva por las medidas de confinamiento por el COVID-19, por ejemplo con agresión física y el empleo de gases lacrimógenos, balas de goma y balas reales.

● Si los periodistas informan desde una penitenciaría o centro de detención, deben estar alerta a los peligros que suponen las protestas y los motines de los reclusos por el brote del COVID-19, como se ha observado recientemente en Sierra Leona, Italia, Nigeria, Colombia y la India.

● Esté atento a la posibilidad del aumento de la actividad delictiva, pues en países como Iraq, Estados Unidos, Irlanda, Indonesia, Etiopía, Palestina, Somalilandia e Irán las autoridades han liberado reclusos para reducir la población de reclusos durante el brote del COVID-19.

● Manténgase alerta ante la posibilidad de saqueos y robos, en particular si se vuelven a imponer medidas de confinamiento y/o aumentan los niveles de desempleo.

● Los periodistas de países con regímenes autoritarios deben estar conscientes de la amenaza de detención, arresto y expulsión del país al informar sobre el brote del COVID-19, según lo ha resaltado el CPJ.

Coberturas con viajes internacionales

Debido a las restricciones de viaje globales, viajar internacionalmente sigue siendo difícil. Si es posible que le asignen una cobertura en el extranjero, deberá tomar en cuenta lo siguiente:

● Tenga en cuenta que las medidas de confinamiento y/o los toques de queda pueden variar en las distintas zonas de un país. Advierta que las medidas de confinamiento locales pueden imponerse con poco o sin ningún aviso previo.

● Es posible que se adopten o modifiquen, con poco o ningún aviso previo, medidas de cuarentena para las personas que viajen de regreso, según el lugar desde el cual regrese la persona, como se vio recientemente con personas que regresaron al Reino Unido procedentes de España.

● Identifique todos los centros de tratamiento médico en la zona donde realizará la cobertura. Tenga en cuenta que los trabajadores de la salud pueden declararse en huelga o protestar con poco o sin ningún aviso previo, como se ha visto en la India, Sierra Leona, Nigeria y Francia.

● El acceso a los equipos de protección personal médicos puede ser limitado o nulo. Siempre averigüe cuál es la disponibilidad de estos equipos antes de comenzar una cobertura, y llévese consigo reservas si es necesario.

● Asegúrese de tener al día todas las vacunas y la profilaxis de las enfermedades pertinentes para su destino con suficiente antelación. Valore ponerse la vacuna contra la gripe para evitar la confusión con otros síntomas que pueda presentar.

● Revise la póliza de su seguro de viaje, y tenga en cuenta que obtener cobertura para un viaje relacionado con el COVID-19 puede ser imposible. Note que muchos Gobiernos han anunciado diversos tipos de recomendaciones y alertas de viaje respecto a los viajes internacionales.

● Revise con frecuencia el estado de todo evento al que piense asistir, y tome en cuenta que numerosos países han prohibido del todo los actos públicos o los encuentros de más de cierta cantidad de personas.

● Revise si existe o se tiene planeado imponer alguna prohibición de viajar a su destino previsto, lo cual podría cambiar con poco aviso previo.

● Asegúrese de tener preparado un plan de contingencias, tomando en cuenta que los centros urbanos, regiones específicas y hasta países enteros pueden ser objeto de confinamientos y cuarentenas con poco o sin ningún aviso previo.

● Muchas fronteras terrestres permanecen cerradas en todo el mundo. Toda frontera que se vuelva a abrir, podría cerrarse de nuevo sin previa advertencia, lo cual debe tomarse en cuenta en su plan de contingencias.

● No viaje si está enfermo. La mayoría de los aeropuertos regionales e internacionales, al igual que otros ejes de transporte, han implementado estrictos controles sanitarios. Es casi seguro que, a la llegada, los viajeros tengan que someterse a pruebas médicas, cuarentena obligatoria y aislamiento voluntario.

● Las opciones de viajes internacionales siguen siendo limitadas debido a que las aerolíneas han cancelado vuelos hacia y desde muchos destinos.

● Tenga en cuenta que el COVID-19 está causando problemas financieros significativos a muchas aerolíneas, según informaciones de prensa, por lo cual valore comprar pasajes aéreos completamente reembolsables.

● Piense en los artículos que pueda necesitar llevarse consigo. Aunque los incidentes de compras de pánico parecen haber disminuido, la escasez futura de mascarillas faciales, desinfectantes de mano, jabón, comida enlatada y papel higiénico no puede descartarse y debe tomarse en cuenta. Tenga en cuenta que las huelgas y la falta de suficientes trabajadores debido al contagio con el COVID-19 pudieran exacerbar la situación en su destino.

● Revise la situación más reciente sobre los visados para su destino, y tome nota de que numerosos países han dejado de expedir visados y han suspendido visados de viaje que ya se habían expedido.

● Revise si el país de destino al que se dirige exige un certificado médico para probar que usted no tiene el COVID-19.

● Mantenga itinerarios flexibles y contemple tiempo de espera adicional en los aeropuertos de todo el mundo, tomando en cuenta los controles sanitarios y los puntos de control de la temperatura. Lo mismo se cumple para algunas estaciones de trenes, puertos y embarcaderos, y terminales de ómnibus para viajes largos.

● Manténgase al día sobre cualquier cambio en su punto de llegada y tenga en cuenta que ciertos países solamente permitirán que los ciudadanos extranjeros ingresen en aeropuertos y terminales específicos.

● Manténgase informado con los medios locales sobre toda restricción de movimiento dentro de las ciudades en el país que visita.

Después de la cobertura

● Vigile periódicamente su estado de salud en busca de cualquier posible síntoma.

● Es posible que deba aislarse voluntariamente como una cuestión de rutina luego de toda cobertura de alto riesgo. Le rogamos revisar las recomendaciones gubernamentales pertinentes para tener claridad.

● Dé seguimiento a las últimas informaciones y actualizaciones sobre el COVID-19, al igual que a todo procedimiento de aislamiento y cuarentena que se implemente en su lugar de origen y en su destino.

● Dependiendo del índice de contagio del país en el que se encuentra, valore llevar un diario con los nombres y los teléfonos de las personas con las que entra en contacto cercano en los 14 días siguientes a la fecha de su regreso. Ello ayudará a rastrear a sus contactos si usted comienza a manifestar síntomas.

–Si presenta algún síntoma

● Si presenta o tiene síntomas del COVID-19, aunque sean leves, informe a sus superiores. Colabore con ellos para utilizar el transporte adecuado desde el punto final de la cobertura hasta su vivienda. No opte por coger un taxi y ya.

● Siga las recomendaciones de la OMS, los CDC o las autoridades sanitarias locales para protegerse a sí mismo y a su comunidad.

● No abandone el hogar por los próximos siete días, como mínimo, a partir del momento cuando comenzaron los síntomas (el período exacto variará según las recomendaciones de su Gobierno). Ello ayudará a proteger a las demás personas de la comunidad mientras usted tenga la capacidad de contagiarlas.

● Planifique con antelación y pídales ayuda a otras personas. Pídales a su empresa, amigos y familiares que obtengan los artículos y las provisiones que necesita, y que los dejen afuera de la puerta de entrada.

● Manténgase a la distancia segura recomendada de las demás personas de su hogar, siempre que sea posible.

● Duerma solo, si es posible.

● Si usted comparte vivienda con otras personas, todos deben cumplir un período de aislamiento. Una valiosa guía al respecto se puede consultar aquí. Particular cuidado se debe tener al utilizar el baño, el inodoro y la cocina, para evitar la contaminación cruzada.

● Lávese las manos bien y con frecuencia durante 20 segundos como mínimo, con agua caliente y jabón.

● Manténgase alejado de las personas vulnerables, como las personas ancianas y las que padecen de problemas de salud subyacentes, lo más posible.

● No necesita llamar a las autoridades sanitarias de su país para someterse al aislamiento voluntario, salvo que sus síntomas empeoren visiblemente durante el período de aislamiento.

El kit de seguridad del CPJ disponible en la Internet les proporciona a periodistas y Redacciones información de seguridad básica sobre recursos y herramientas para la seguridad sicológica, física y digital, inclusive sobre la cobertura de desórdenes civiles y procesos electorales.

[Nota del editor: Este aviso se publicó originalmente el 10 de febrero de 2020, y se modifica con frecuencia. La fecha de publicación que aparece al inicio refleja la actualización más reciente].

Actualizado al 30 de junio de 2020

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote del COVID-19 (nuevo coronavirus) una pandemia el 11 de marzo de 2020. La cifra de nuevos casos registrados continúa aumentando a escala global, según la OMS, aunque algunos países experimentan un descenso gradual en la tasa de infección, de acuerdo con Business Insider.

En todo el planeta, los periodistas están asumiendo un papel crucial en el empeño de mantener informada a la sociedad sobre la pandemia y las iniciativas gubernamentales para combatirla, pese a los intentos de las autoridades en varios países por suprimir el periodismo independiente y el acceso a la información, conforme lo ha documentado el CPJ. Los trabajadores de los medios están sometidos a enormes presiones y a una gran tensión, y a menudo están expuestos a la posibilidad de contagio en los viajes, las entrevistas y los lugares donde les toca hacer la cobertura, de acuerdo con periodistas consultados por el CPJ. Los periodistas se han enfrentado a la censura, el encarcelamiento, el acoso físico y virtual, y la pérdida de sus medios de subsistencia debido al COVID-19, como se manifiesta en recientes informaciones del CPJ.

Conforme evolucione la situación y surjan nuevas informaciones, las autoridades pertinentes divulgarán noticias sobre la pandemia y recomendaciones de salud actualizadas. Para mantenerse al día sobre las últimas recomendaciones y restricciones, los periodistas que cubran la pandemia deben dar seguimiento a la información de la OMS y las autoridades sanitarias locales.

El centro de recursos sobre el coronavirus de la Universidad Johns Hopkins es un recurso seguro y confiable para mantenerse al día con los últimos acontecimientos sobre la pandemia.

CÓMO PROTEGERSE EN EL TERRENO

Las restricciones de viajes internacionales siguen en vigor y cambian frecuentemente, lo que quiere decir que es probable que la mayoría de las coberturas de los medios continúen siendo en el ámbito nacional en el futuro inmediato. Es muy probable que todas las coberturas cambien o se suspendan con poco o ningún aviso, debido a que la situación evoluciona con rapidez en todo el mundo.

Los periodistas que planean cubrir la pandemia del COVID-19 deben tomar en cuenta la siguiente información de seguridad:

Antes de la cobertura

  • Para reducir al mínimo el riesgo de exposición, y siempre que sea posible, las entrevistas deben seguir haciéndose por vía telefónica o por la Internet, y no en persona.
  • Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, las personas mayores y las personas con problemas de salud subyacentes se consideran de alto riesgo. Si usted se encuentra en una de estas categorías, no debe participar en ninguna cobertura que lo ponga en contacto directo con la ciudadanía en general. También se debe tener presente la posibilidad de que alguna empleada pueda estar embarazada.
  • A la hora de seleccionar el personal para cualquier cobertura sobre la pandemia del COVID-19, la dirección del medio debe tener en cuenta que ha habido agresiones racistas contra ciertas nacionalidades, según informan el secretario general de las Naciones Unidas y Human Rights Watch.
  • Algunos países que recientemente habían levantado las medidas de confinamiento, las han vuelto a adoptar, de acuerdo con The Telegraph. Por tanto, usted debe conversar sobre qué plan el equipo directivo implementará para ayudarlo y apoyarlo en caso de que usted se enferme durante la cobertura, teniendo en cuenta la posibilidad de que usted se tenga que aislar voluntariamente o de que quede atrapado en una zona de cuarentena o confinamiento por un período prolongado.

Bienestar sicológico

  • Incluso los periodistas más experimentados pueden tener problemas sicológicos al informar sobre el brote del COVID-19. Los superiores deben comunicarse periódicamente con sus periodistas para ver cómo están reaccionando y para ofrecerles orientaciones y apoyo cuando sea necesario.
  • Es probable que los familiares se preocupen y estresen si usted planea cubrir el brote del COVID-19. Hable con ellos sobre los riesgos y las preocupaciones que tengan. De ser necesario, coordine una conversación entre sus familiares y los asesores médicos de su medio de comunicación.
  • Algunos periodistas han declarado al CPJ que, cuando trabajan en coberturas sobre el COVID-19, hasta familiares y amigos han cuestionado los peligros que implican, y con frecuencia ha tenido una reacción negativa. Ello puede ser desalentador.
  • Tenga en cuenta el posible efecto sicológico de informar desde un lugar o una zona afectados por el COVID-19, en particular si realiza la cobertura desde un centro médico o de aislamiento, o desde una zona de cuarentena. Un recurso valioso para los trabajadores de medios que cubren situaciones traumáticas lo es el Centro DART para el Periodismo y el Trauma. Visite la página de Emergencias del CPJ para consultar recursos sobre seguridad externos, inclusive sobre las mejores prácticas de salud mental para los periodistas que cubren el COVID-19.

Para evitar el contagio propio y no contagiar a los demás

La mayoría de los países están aplicando el distanciamiento social y físico. Si en la cobertura usted acompaña a los servicios de emergencia o visita lugares de alto riesgo como los que se mencionan a continuación, pregunte de antemano por las medidas higiénicas necesarias que se implementan. Si le queda alguna duda, no realice la visita.

  • Todo tipo de instalación médica
  • Un hogar de ancianos
  • El hogar de una persona enferma o de edad avanzada, de una persona con problemas de salud o de una persona que pueda estar embarazada.
  • Una planta de fabricación donde el riesgo de transmisión sea elevado, como en una planta procesadora de carne.
  • Una morgue, un depósito de cadáveres, un crematorio o una funeraria.
  • Una zona en cuarentena, aislamiento o confinamiento.
  • Un complejo urbano con alta densidad poblacional (por ejemplo una barriada o favela).
  • Un campo de refugiados.
  • Un establecimiento penitenciario o un centro de detención con casos de COVID-19.

Algunas recomendaciones comunes para evitar el contagio son:

  • Mantenga un mínimo de dos metros de distancia con toda persona. Debe tener particular cuidado en la presencia de personas que manifiesten síntomas de enfermedades respiratorias, como toser y estornudar, y al entrevistar a personas de edad avanzada, a personas con problemas de salud subyacentes, a todo el que esté cerca de personas sintomáticas, a trabajadores de la salud que traten a pacientes infectados con el COVID-19, y a trabajadores en lugares de alto riesgo.
  • No dé apretones de manos, ni abrazos ni besos.
  • Trate de situarse en ángulo respecto a la persona entrevistada y no directamente de frente, y siempre mantenga la distancia recomendada de dos metros, o más.
  • Lávese las manos con frecuencia y de manera correcta y meticulosa, durante 20 segundos como mínimo cada vez, con agua caliente y jabón. Asegúrese de secarse las manos de la manera correcta. En el sitio web de la OMS se puede encontrar una guía muy valiosa sobre cómo lavarse y secarse las manos correctamente.
  • Utilice gel o paños antibacterianos si no hay agua caliente y jabón, pero en cuanto le sea posible trate de lavarse con agua caliente y jabón. (Los CDC recomiendan que se utilice desinfectante de mano a base de alcohol con contenido de etanol superior al 60 % o contenido de isopropanol superior al 70 %). No reemplace la rutina de lavarse las manos frecuentemente por el uso de desinfectante de mano.
  • Siempre cúbrase la boca y la nariz al toser o estornudar. Si tose o estornuda en un pañuelo de papel, deséchelo inmediatamente de manera segura y correcta, y recuerde lavarse meticulosamente las manos después.
  • Evite tocarse la cara, la nariz, la boca, los oídos, etc., conforme lo resalta la BBC.
  • No utilice vasos, vajilla ni cubiertos que puedan haber entrado en contacto con otras personas.
  • Debe cubrirse el cabello. El cabello largo debe atarse y recogerse.
  • Antes de toda cobertura, quítese el reloj y las joyas, pues el COVID-19 puede permanecer vivo en muchos tipos de superficie por distintos períodos.
  • Si utiliza anteojos, límpielos meticulosa y frecuentemente con jabón y agua caliente.
  • Si puede, evite ponerse lentes de contacto para la cobertura, porque es muy posible que se toque los ojos y aumente las probabilidades de contagiarse.
  • Piense en la ropa que llevará, tomando en cuenta que ciertas telas pueden limpiarse con paños con mayor facilidad que otras. Después de toda cobertura, se debe lavar toda la ropa a alta temperatura con detergente.
  • Si es posible, evite utilizar dinero en efectivo durante la cobertura, y asegúrese de limpiar periódicamente las tarjetas de crédito o débito, la billetera, y el bolso. Evite meter las manos en los bolsillos lo más posible.
  • Siempre trate de entrevistar a las personas en un espacio al aire libre. Si necesita hacer la entrevista en interiores, escoja un sitio con alguna circulación de aire (por ejemplo, con ventanas abiertas) y evite las habitaciones y los espacios confinados y pequeños.
  • Tome en cuenta el medio de transporte que utilizará para ir a la cobertura y regresar. Evite utilizar el transporte público en las horas pico y asegúrese de lavarse las manos con gel de alcohol al salir del medio de transporte.
  • Si viaja en su propio auto o en un auto de la empresa, tenga en cuenta que toda persona contagiada puede transmitir la infección a las demás personas que viajen en el vehículo, como lo resaltó hace poco la BBC en India. Viaje con las ventanillas abiertas para garantizar que el aire circule bien dentro del vehículo, y valore ponerse un tapaboca o una mascarilla facial mientras esté en el vehículo.
  • Tome descansos con frecuencia y esté atento a sus niveles de energía y fatiga, pues las personas cansadas tienen mayor probabilidad de cometer errores con la rutina higiénica. Tome en cuenta que las personas quizás tengan que manejar largas distancias antes y después de la cobertura.
  • Siempre asegúrese de lavarse bien las manos con agua caliente y jabón antes y después de visitar una zona afectada, y durante la visita a la zona.
  • Si presenta síntomas, en particular fiebre o dificultad para respirar, piense cómo obtendrá tratamiento médico. La mayoría de los organismos gubernamentales de sanidad ahora recomiendan el autoconfinamiento para prevenir la infección de otras personas. Si está en una zona con alto índice de contagio, probablemente encontrará pacientes infectados con el COVID-19 en abarrotados centros de tratamiento, y por tanto aumentarán las probabilidades de contagiarse.
  • Solamente consuma carne y huevos que estén bien cocinados.

Seguridad de los equipos de trabajo

La posibilidad de propagar el COVID-19 por usar equipos contaminados es real. En todo momento debe implementar y cumplir estrictamente un método de limpieza y desinfección:

  • Utilice micrófonos telescópicos direccionales desde una distancia segura, en lugar de micrófonos de solapa.
  • Las cubiertas de esponja de los micrófonos deben lavarse y desinfectarse con detergente a alta temperatura al final de cada cobertura. Busque orientaciones o capacitación sobre cómo quitar la cubierta de manera segura para prevenir toda posibilidad de contaminación cruzada. Si es posible, evite los parabrisas de piel para micrófonos, pues son más difíciles de limpiar.
  • Siempre que sea posible, use auriculares baratos y trátelos como si fueran desechables, en particular con los entrevistados. Limpie con pañitos y desinfecte todos los auriculares antes y después de cada uso.
  • Utilice lentes para ver de lejos y así mantener una distancia segura en el sitio de la cobertura.
  • Siempre que sea posible, utilice equipos móviles y no equipos con cables.
  • Piense en cómo guardará los equipos durante la cobertura. No deje nada tirado en el piso; vuelva a colocarlo todo en su estuche y ciérrelo (por ejemplo, en algún tipo de maleta de transporte de material duro, que es mucho más fácil de limpiar con paño y mantener limpia).
  • Si es posible y práctico, cubra los equipos con algún tipo de plástico de envolver o coloque alguna protección sobre ellos al utilizarlos. Ello reducirá al mínimo la superficie de los equipos que se pueda contaminar, y será más fácil de limpiar y desinfectar.
  • Lleve consigo baterías de repuesto completamente cargadas y evite cargar nada en el sitio, pues es un artículo más que podría contaminarse.
  • Siempre descontamine todos los equipos con paños antimicrobianos de acción rápida tales como Meliseptol, y a continuación límpielos meticulosamente. Ello abarca los teléfonos celulares, las tabletas, los cables, los enchufes, las computadoras portátiles, los discos duros, las cámaras, las credenciales de prensa y los cordones de cuello.
  • Cuando regrese a su base, asegúrese de descontaminar nuevamente todos los equipos y de que las personas responsables por los equipos conozcan la situación de antemano y sepan cómo limpiar los equipos de manera segura. Asegúrese de no tirar los equipos en un rincón, sino que debe entregárselos a la persona responsable de su limpieza.
  • Si utiliza un vehículo para la cobertura, asegúrese de que el interior reciba una limpieza a fondo meticulosa después de la cobertura, idealmente por una persona con la capacitación adecuada. Debe prestar particular atención a los tiradores de puerta, el volante, la palanca de cambio, el freno de mano, los espejos laterales, los reposacabezas, los cinturones de seguridad, el tablero, y los botones, cierres o palancas de las ventanillas.

Limpieza de los equipos eléctricos

A continuación se ofrecen algunos consejos generales sobre la limpieza de los equipos eléctricos. Asegúrese siempre de leer las pautas del fabricante antes de intentar toda limpieza.

  • Siempre desconecte todas las fuentes de electricidad, los aparatos y los cables.
  • No deje que ningún material líquido entre en contacto con los equipos, y no utilice aerosoles, blanqueadores ni abrasivos, pues es casi seguro que dañarán los equipos.
  • Nunca rocíe ninguna sustancia directamente sobre el aparato.
  • Solamente utilice un paño suave, sin pelusas y no abrasivo.
  • Humedezca el paño, pero NO lo moje. Añada un poco de jabón al paño y restriéguelo en el paño con la mano.
  • Frote el aparato meticulosamente con el paño varias veces.
  • No deje que la humedad penetre en ninguna abertura (por ejemplo en las tomas de carga, las entradas de los auriculares, los teclados).
  • Limpie el aparato con un paño limpio, seco y suave.
  • Algunos fabricantes recomiendan pañitos de alcohol con contenido de isopropanol al 70 % para toda superficie dura y no porosa.
  • Al desinfectar los equipos, siempre consulte primero con el fabricante, pues los desinfectantes podrían dañar los aparatos.

Se pueden consultar más consejos en detalle en este artículo.

Equipo de protección personal (EPP) médico

Colocarse y quitarse con seguridad todo equipo de protección personal médico (como guantes desechables, mascarillas faciales, delantales protectores/monos/trajes de cuerpo entero y cubiertas de calzado desechables) exige el estricto cumplimiento de las mejores prácticas de seguridad. Le rogamos consultar estas orientaciones generales de los CDC. Especial cuidado debe tenerse al quitarse el EPP, pues este es el momento cuando el riesgo de contaminación cruzada es más elevado, por lo cual no debe tener una actitud complaciente respecto a estas medidas. Si tiene alguna duda, busque orientación y capacitación con un experto antes de salir a cualquier cobertura.

Le rogamos tomar nota de que en muchos países el EPP médico todavía escasea y es difícil de abastecer, por lo cual utilizar semejante equipo puede contribuir a la escasez.

  • Asegúrese de que todo el EPP que utilice sea de la talla correcta para usted. El EPP que no quede bien puesto es susceptible de desgarrarse o restringir el movimiento (si está demasiado apretado), y puede engancharse a objetos como los tiradores de puertas y desgarrarse (si está demasiado suelto).
  • Utilice siempre marcas reconocidas de EPP médico, y preste atención al mínimo de especificaciones de seguridad que se exigen. Esté atento a los equipos defectuosos, como ha informado CNN, al igual que a los productos falsificados, conforme lo ha señalado Securing Industry. Algunas de las marcas principales y más reconocidas se pueden consultar aquí.
  • Use guantes protectores si cubre o visita un lugar infectado, como un centro de tratamiento médico. Tome nota de que los guantes de nitrilo ofrecen más protección que los de látex. Usar dos pares mejora la seguridad.
  • Si la cobertura se realiza desde un lugar de alto riesgo como un centro de tratamiento médico, es casi seguro que se necesite EPP médico adicional como un traje de cuerpo entero y una mascarilla de cara entera.
  • Si utiliza un traje de cuerpo entero, asegúrese de ir al baño antes de ponerse el traje.
  • En dependencia de la cobertura, puede que deba utilizar calzado desechable o chanclos impermeables, los que deben limpiarse con paños o enjuagarse en cuanto usted abandone el lugar. Si utiliza chanclos impermeables, deben desecharse de manera segura antes de abandonar el lugar.
  • Se recomienda que todo el EPP médico se ponga y se quite con la supervisión de un profesional capacitado, tomando en cuenta que ese puede ser el momento de quedar expuesto al virus. Este video de los CDC sobre cómo ponerse y quitarse el EPP puede ser útil, aunque no se debe utilizar en lugar de la capacitación y la supervisión.
  • Nunca vuelva a utilizar los guantes, los trajes de cuerpo entero, los delantales ni las cubiertas de calzado desechables. Todos los equipos que se vuelvan a utilizar deben ser desinfectados y descontaminados adecuadamente. Asegúrese de desechar adecuadamente todo el EPP médico contaminado, ANTES de abandonar un sitio afectado.

Mascarillas faciales

Muchos países ahora exigen o recomiendan el uso de tapabocas y/o mascarillas faciales a la ciudadanía, como lo ha informado Al-Jazeera. Los CDC recomiendan que las personas lleven mascarillas o tapabocas de tela de varias capas —y no mascarillas de categoría médica, que escasean— para taparse la nariz y la boca en la comunidad. La OMS recomienda que las personas mayores de 60 años, al igual que toda persona con un problema de salud subyacente, lleven una máscara de categoría médica cuando salgan al exterior y no puedan mantener el distanciamiento físico. La OMS recomienda que todas las demás personas lleven una mascarilla de tela de tres capas.

Existe la preocupación de que, salvo que las mascarillas se utilicen correctamente, éstas en realidad se puedan convertir en una fuente de infección. Un reciente estudio de la revista Lancet ha mostrado que una cantidad detectable de virus infeccioso sigue presente en una mascarilla de cirugías hasta siete días después de la exposición al virus. Sobre la base de este estudio, quitarse la mascarilla, volver a utilizarla o tocarse la cara al llevar una mascarilla pudiera significar arriesgarse a una infección.

Si utiliza una mascarilla, debe seguir las recomendaciones siguientes:

  • Si es necesario, se recomienda una mascarilla N95 (o FFP3) en lugar de una mascarilla de “cirugías” común.
  • Asegúrese de que la mascarilla quede bien asentada sobre el puente de la nariz y sobre la quijada, de manera que esté bien ajustada y sin espacios. Asegúrese de mantener el vello facial al mínimo absoluto, para garantizar que la mascarilla forme un sello hermético. Tenga en cuenta que el vello facial denso evitará que ello se logre.
  • Es esencial cumplir estrictamente las normas de seguridad que rigen el uso de las mascarillas faciales. Nunca toque la parte frontal de la mascarilla, solamente quítesela por las correas, y evite acomodarse la mascarilla cuando ya la tiene puesta, salvo que sea absolutamente necesario. Lávese las manos inmediatamente si entran en contacto con la mascarilla.
  • Reutilizar las mascarillas es muy riesgoso. Siempre deseche inmediatamente las mascarillas usadas en una bolsa sellada.
  • Siempre lávese las manos con jabón y agua caliente luego de quitarse la mascarilla. Si eso no es posible, utilice un desinfectante de manos a base de alcohol (con contenido de etanol superior al 60 % o contenido de isopropanol superior al 70 %), pero apenas pueda, lávese las manos con jabón y agua caliente.
  • Póngase una mascarilla nueva, limpia y seca tan pronto la mascarilla en uso esté mojada o húmeda.
  • Recuerde que utilizar una mascarilla es solamente un aspecto de la protección personal. Es absolutamente esencial lavarse frecuentemente las manos con jabón y agua caliente, y no tocarse la boca, la nariz ni los ojos.
  • Tenga en cuenta que puede haber escasez de mascarillas faciales o su precio puede aumentar drásticamente, según el lugar.

Seguridad digital

  • Tenga en cuenta que los periodistas pueden ser objeto de mayor hostilidad en la Internet con respecto a sus trabajos periodísticos sobre el brote del COVID-19. Revise las mejores prácticas del CPJ para protegerse de tales ataques.
  • Los Gobiernos y las empresas del sector tecnológico cada vez más utilizan herramientas de vigilancia para rastrear la propagación del COVID-19. Una de estas empresas es el NSO Group, que ha creado el programa de espionaje informático Pegasus, el cual se ha utilizado contra periodistas, según el Citizen Lab. Cómo se utilizarán estas técnicas de vigilancia contra las personas cuando esta crisis sanitaria haya acabado, es motivo de preocupación para las organizaciones defensoras de las libertades civiles. Privacy Internacional está dando seguimiento a estos acontecimientos globales en su sitio web.
  • Haga una pausa y reflexione antes de hacer clic en enlaces o antes de descargar documentos que contengan información sobre el COVID-19. Los delincuentes están aprovechándose de la actual crisis sanitaria y del pánico para engañar a las personas y las organizaciones con sofisticados ataques de phishing que pudieran tener como consecuencia la instalación de programas maliciosos en sus dispositivos, según la Electronic Frontier Foundation.
  • Tenga precaución al hacer clic en cualquier enlace relacionado con el COVID-19 en las redes sociales o aplicaciones de mensajería, pues el enlace puede dirigirlo a sitios web que infectan los dispositivos con programas maliciosos.
  • Esté alerta a la existencia de aplicaciones maliciosas que infectan los dispositivos (ransomware) para luego extorsionar a las personas, como la aplicación “COVID19 Tracker”.
  • Se ha informado que algunos mapas que muestran información actualizada sobre el COVID-19 proveniente de fuentes respetadas, como la OMS, contienen programas maliciosos que se podrían utilizar para robar contraseñas.
  • Esté consciente de la desinformación patrocinada por los Gobiernos, conforme lo ha informado The Guardian, al igual que de la desinformación en general, algo sobre lo cual la OMS ha advertido específicamente y la BBC ha resaltado. El sitio web de la OMS contiene consejos acerca de los rumores sobre el COVID-19.
  • Trate con cautela la información sobre el COVID-19 que se comparte en chats de aplicaciones de mensajería, los que pueden contener noticias falsas y engaños.
  • Esté atento a que el contenido sobre el COVID-19 en Facebook ahora se modera mediante la inteligencia artificial (IA) y no por seres humanos que verifican la información. Esta situación ha provocado que se haya eliminado por error contenido legítimo sobre la infección.
  • Infórmese sobre los servicios de teleconferencia y las cuestiones de privacidad para que esté al tanto de lo que estos servicios hacen con los datos de usted, a qué datos tienen acceso y cuán seguros son estos servicios. Cada vez más personas trabajan desde la casa, y por ello los ciberatacantes han apuntado a estos servicios.
  • Esté alerta a los riesgos que supone informar sobre y desde países con regímenes autoritarios, los que muy probablemente vigilen de cerca la cobertura del brote del COVID-19. Es posible que ciertos Gobiernos intenten ocultar la gravedad de todo brote o censuren como consecuencia a los medios, conforme lo ha advertido el CPJ.

La delincuencia y la seguridad física durante la cobertura

Los periodistas y trabajadores de los medios deben estar atentos al auge en la actitud antiprensa y la hostilidad hacia los medios, lo cual incluye el acoso verbal y la agresión física durante las coberturas noticiosas, como se ha observado en Estados Unidos, de acuerdo con el U.S. Press Freedom Tracker, y Alemania.

La situación económica mundial es desalentadora, pues las personas están perdiendo el empleo y hasta 500 millones de personas pueden caer en la pobreza, según Oxfam. La probabilidad de que aumente la actividad delictiva es real.

  • Si puede viajar para una cobertura internacional (vea a continuación), infórmese sobre las últimas noticias en materia de seguridad en su destino. Si bien la magnitud de la agitación ha disminuido, ha habido incidentes y protestas violentos en muchas partes del mundo desde finales de febrero. Tenga en cuenta que la agitación podría resurgir si se vuelven a imponer medidas de confinamiento debido a una segunda ola de contagio.
  • Muchas zonas urbanas ahora están mucho más tranquilas de lo habitual y las fuerzas de seguridad pública están al límite de su capacidad. Existe el riesgo de que la delincuencia pueda aprovecharse de la situación. Algunos periodistas dicen que han sido acosados verbalmente, han sido objetivos de los delincuentes, y han resultado agredidos, por lo cual no debe dar por sentado que tendrá seguridad.
  • Tenga particular cuidado si trabaja desde zonas rurales, pues los pobladores pueden sospechar de las personas ‘de fuera’ y/o estar molestos con ellas por el temor a que puedan traer consigo el COVID-19.
  • Tenga en cuenta la posibilidad de que la Policía pueda responder con fuerza excesiva por las medidas de confinamiento por el COVID-19, por ejemplo con agresión física y el empleo de gases lacrimógenos, balas de goma y balas reales.
  • Si los periodistas informan desde una penitenciaría o centro de detención, deben estar alerta a los peligros que suponen las protestas y los motines de los reclusos por el brote del COVID-19, como se ha observado recientemente en Sierra Leona, Italia, Nigeria, Colombia y la India.
  • Esté atento a la posibilidad del aumento de la actividad delictiva, pues en países como Iraq, Estados Unidos, Irlanda, Indonesia, Etiopía, Palestina, Somalilandia e Irán las autoridades han liberado reclusos para reducir la población de reclusos durante el brote del COVID-19.
  • Tome en cuenta las probabilidades de saqueos y robos, en particular si se vuelven a imponer medidas de confinamiento y/o aumentan los niveles de desempleo.
  • Los periodistas de países con regímenes autoritarios deben estar alertas a la amenaza de detención, arresto y expulsión del país al informar sobre el brote del COVID-19, según lo ha resaltado el CPJ.

Coberturas con viajes internacionales

Debido a las restricciones de viaje globales, viajar internacionalmente sigue siendo difícil. Si es posible que le asignen una cobertura en el extranjero, deberá tomar en cuenta lo siguiente:

  • Tenga en cuenta que las medidas de confinamiento y/o los toques de queda pueden variar en las distintas zonas de un país —como se ha observado en el Reino Unido y Estados Unidos—. Advierta que las medidas de confinamiento locales pueden imponerse con poco o sin ningún aviso previo.
  • Identifique todos los centros de tratamiento médico en la zona donde realizará la cobertura. Tenga en cuenta que los trabajadores de la salud pueden declararse en huelga o protestar con poco o sin ningún aviso previo, como se ha visto en Brasil, India y Papúa Nueva Guinea.
  • El acceso a los equipos de protección personal médicos puede ser limitado o nulo. Siempre averigüe cuál es la disponibilidad de estos equipos antes de comenzar una cobertura, y llévese consigo reservas si es necesario.
  • Asegúrese de tener al día todas las vacunas y la profilaxis de las enfermedades pertinentes para su destino con suficiente antelación. Valore ponerse la vacuna contra la gripe para evitar la confusión con otros síntomas que pueda presentar.
  • Revise la póliza de su seguro de viaje, y tenga en cuenta que obtener cobertura para un viaje relacionado con el COVID-19 puede ser imposible. Note que muchos Gobiernos han anunciado diversos tipos de recomendaciones y alertas de viaje respecto a los viajes internacionales.
  • Revise con frecuencia el estado de todo evento al que piense asistir, y tome en cuenta que numerosos países han prohibido del todo los actos públicos o los encuentros de más de cierta cantidad de personas.
  • Revise si existe o se tiene planeado imponer alguna prohibición de viajar a su destino previsto, lo cual podría cambiar con poco aviso previo.
  • Asegúrese de tener preparado un plan de contingencias, tomando en cuenta que los centros urbanos, regiones específicas y hasta países enteros pueden ser objeto de confinamientos y cuarentenas con poco o sin ningún aviso previo.
  • Muchas fronteras terrestres permanecen cerradas en todo el mundo. Toda frontera que se vuelva a abrir, podría cerrarse de nuevo sin previa advertencia, lo cual debe tomarse en cuenta en su plan de contingencias.
  • No viaje si está enfermo. La mayoría de los aeropuertos regionales e internacionales, al igual que otros ejes de transporte, han implementado estrictos controles sanitarios. Es casi seguro que, a la llegada, los viajeros tengan que someterse a pruebas médicas, cuarentena obligatoria y aislamiento voluntario.
  • Las opciones de viajes internacionales siguen siendo limitadas debido a que las aerolíneas han cancelado vuelos hacia y desde muchos destinos.
  • Tenga en cuenta que el COVID-19 está causando problemas financieros significativos a muchas aerolíneas, según informaciones de prensa, por lo cual valore comprar pasajes aéreos completamente reembolsables.
  • Piense en los artículos que pueda necesitar llevarse consigo. Aunque los incidentes de compras de pánico parecen haber disminuido, la escasez futura de mascarillas faciales, desinfectantes de mano, jabón, comida enlatada y papel higiénico no puede descartarse y debe tomarse en cuenta. Tenga en cuenta que las huelgas y la falta de suficientes trabajadores debido al contagio con el COVID-19 pudieran exacerbar la situación en su destino.
  • Tenga en cuenta que en los países con abastecimiento de agua limitado, como Jordania, pudiera haber un aumento en la demanda y el desabastecimiento conforme las medidas de confinamiento continúan vigentes y las temperaturas de verano suben gradualmente.
  • Revise la situación más reciente sobre los visados para su destino, y tome nota de que numerosos países han dejado de expedir visados y han suspendido visados de viaje que ya se habían expedido.
  • Revise si el país de destino al que se dirige exige un certificado médico para probar que usted no tiene el COVID-19. Se pueden consultar algunos ejemplos aquí.
  • Mantenga itinerarios flexibles y contemple tiempo de espera adicional en los aeropuertos de todo el mundo, tomando en cuenta los controles sanitarios y los puntos de control de la temperatura. Lo mismo se cumple para algunas estaciones de trenes, puertos y embarcaderos, y terminales de ómnibus para viajes largos.
  • Manténgase al día sobre cualquier cambio en su punto de llegada y tenga en cuenta que ciertos países solamente permitirán que los ciudadanos extranjeros ingresen en aeropuertos y terminales específicos.
  • Manténgase informado con los medios locales sobre toda restricción de movimiento dentro de las ciudades en el país que visita.

Después de la cobertura

  • Vigile periódicamente su estado de salud en busca de cualquier posible síntoma.
  • Es probable que deba aislarse voluntariamente como una cuestión de rutina luego de toda cobertura de alto riesgo. Le rogamos revisar las recomendaciones gubernamentales pertinentes para tener claridad.
  • Dé seguimiento a las últimas informaciones y actualizaciones sobre el COVID-19, al igual que a todo procedimiento de aislamiento y cuarentena que se implemente en su lugar de origen y en su destino.
  • Dependiendo del índice de contagio del país en el que se encuentra, valore llevar un diario con los nombres y los teléfonos de las personas con las que entra en contacto cercano en los 14 días siguientes a la fecha de su regreso. Ello ayudará a rastrear a sus contactos si usted comienza a manifestar síntomas.

–Si presenta algún síntoma

  • Si presenta o tiene síntomas del COVID-19, aunque sean leves, informe a sus superiores. Colabore con ellos para utilizar el transporte adecuado desde el punto final de la cobertura hasta su vivienda. No opte por coger un taxi y ya.
  • Siga las recomendaciones de la OMS, los CDC o las autoridades sanitarias locales para protegerse a sí mismo y a su comunidad.
  • No abandone el hogar por los próximos siete días, como mínimo, a partir del momento cuando comenzaron los síntomas. Ello ayudará a proteger a las demás personas de la comunidad mientras usted tenga la capacidad de contagiarlas.
  • Planifique con antelación y pídales ayuda a otras personas. Pídales a su empresa, amigos y familiares que obtengan los artículos y las provisiones que necesita, y que los dejen afuera de la puerta de entrada.
  • Manténgase alejado dos metros, como mínimo, de las demás personas de su hogar, siempre que sea posible.
  • Duerma solo, si es posible.
  • Si usted comparte vivienda con otras personas, todos deben cumplir un período de aislamiento de 14 días. Una valiosa guía al respecto se puede consultar aquí. Particular cuidado se debe tener al utilizar el baño, el inodoro y la cocina, para evitar la contaminación cruzada.
  • Lávese las manos bien y con frecuencia durante 20 segundos como mínimo, con agua caliente y jabón.
  • Manténgase alejado de las personas vulnerables, como las personas ancianas y las que padecen de problemas de salud subyacentes, lo más posible.
  • No necesita llamar a las autoridades sanitarias de su país para someterse al aislamiento voluntario, salvo que sus síntomas empeoren visiblemente durante el período de aislamiento.

El kit de seguridad del CPJ disponible en la Internet les proporciona a periodistas y Redacciones información de seguridad básica sobre recursos y herramientas para la seguridad sicológica, física y digital, inclusive sobre la cobertura de desórdenes civiles y procesos electorales.

[Nota del editor: Este aviso se publicó originalmente el 10 de febrero de 2020, y se modifica con frecuencia. La fecha de publicación que aparece al inicio refleja la actualización más reciente].