Cartas   |   Honduras

El CPJ insta al presidente a anular su decisión de transmitir cadenas

31 de mayo del 2007

José Manuel Zelaya Rosales
Presidente de Honduras
Casa Presidencial
Tegucigalpa, Honduras

Por fax: + (504) 239-3298
Señor Presidente:

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) le escribe para expresar su preocupación ante la decisión adoptada por usted de exigir que los medios audiovisuales y radiofónicos de Honduras transmitan programas con información gubernamental, lo cual viola el derecho a la libre expresión tal como está consagrado en la constitución hondureña.

El 24 de mayo, usted anunció que todas las estaciones de radio y televisión en Honduras deberían transmitir de manera simultánea entrevistas y conversaciones con funcionarios públicos con el fin de “contrarrestar la desinformación de los medios” sobre la gestión de su gobierno durante los últimos 17 meses, según informes de la prensa internacional y entrevistas del CPJ. Usted decretó que 10 emisiones oficiales saldrían al aire.

El lunes, su gobierno anunció que se transmitirían programas el lunes de 10 a 11 p.m. y el miércoles y viernes de 7:45 a 8:15 p.m. Usted y funcionarios de su administración trataron problemas relacionados a las telecomunicaciones y la electricidad durante los programas transmitidos el lunes y el miércoles. Un horario de largo plazo para los programas aún no ha sido establecido, según un comunicado en la página Web de su gobierno.

Según el reglamento de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL), usted tiene facultades para utilizar cadenas—transmisiones simultáneas por radio y televisión a todo el país—para tratar emergencias nacionales, para garantizar la seguridad de los ciudadanos y para tratar temas de interés nacional.

Periodistas y defensores de la libertad de prensa hondureños consideran que su orden contradice el Artículo 74 de la Constitución de Honduras, según el cual “no se puede restringir el derecho de emisión del pensamiento por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares del material usado para la impresión de periódicos; de las frecuencias o de enseres o aparatos usados para difundir la información”. Al obligar a todas las estaciones de radio y televisión a transmitir los puntos de vista de su administración, ésta disposición viola también el espíritu del Artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, de la cual Honduras es signatario, dónde se garantiza el derecho “de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole”.

Lo instamos a respetar el derecho constitucional de los hondureños a la libre expresión y a mostrar tolerancia ante puntos de vista que difieren a los de su administración. Le pedimos, por ende, que anule su decisión. Gracias por su atención a este asunto urgente. Esperamos su respuesta.


Atentamente,

Joel Simon
Director Ejecutivo
Publicado

Le gusta este artículo? Apoye nuestro trabajo