El CPJ pide alpPresidente de México
de asegurar la seguridad de periodistas

|
CPJ Protest Index | CPJ Home |

 

Su Excelencia
Ernesto Zedillo Ponce de León
Presidente de México
Los Pinos
México DF

 

Favor protestar estos ataques.
Envie un fax al:

011-516-5762 or 515-4783

Imprima aqui para la version en ínglés

 

13 de julio de 1998

 

Su Excelencia:

El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) se dirige a Usted para expresarle su preocupación por la seguridad de los periodistas que cubren zonas conflictivas en México. En los últimos meses hemos recibido una serie de denuncias -- que van desde ataques físicos hasta detenciones -- de periodistas que trabajan en los estados de Chiapas y Guerrero, lugares donde actúan los grupos insurgentes. Le solicitamos que tome las medidas correspondientes para asegurar que los periodistas puedan realizar su trabajo libremente.

Lo que sigue es un resumen de los últimos incidentes:

Varios periodistas han sido agredidos físicamente o amenazados por autoridades locales. El 5 de junio, el fotógrafo Pascual Gorriz de la agencia Associated Press (AP), fue increpado por un comandante de la policía del pueblo de Nicolás Ruiz, en el estado de Chiapas. El comandante ordenó a los oficiales de policía "quitarle la cámara". Como los oficiales no accedieron, el comandante empezó a a gritar "extranjero, extranjero" en un claro intento por incitar a la multitud a agredirlo. Tanto Gorriz como Oriana Elicabe de la Agence France Press (AFP) fueron golpeados en el aeropuerto Tuxtla Gutiérrez de Chiapas el 12 de abril por oficiales de la policía que intentaron confiscar sus rollos. Los fotógrafos estaban cubriendo la expulsión de México de un grupo de observadores de derechos humanos extranjeros.

A varios periodistas que cubren eventos de legítimo interés público las autoridades militares les les han negado el acceso. Luego del enfrentamiento armado del 7 de junio entre el ejército mexicano y los integrantes del Ejército Popular Revolucionario (EPR) en El Charco, Guerrero, en el cual 11 personas resultaron muertas, las autoridades militares cerraron el área a la prensa durante 24 horas. Tres días más tarde, el 10 de junio, 10 personas murieron cuando soldados del ejército y policías estatales asaltaron el pueblo de El Bosque en Chiapas. Soldados estacionados en las afueras del pueblo les permitieron la entrada a un grupo de periodistas mexicanos pero se la prohibieron a los periodistas extranjeros, incluyendo a Janet Schwartz de Novedades y Tabasco Hoy, a Pascual Gorriz de AP, a Oriana Elicabe de AFP y a Jesús Ramírez de Reuters.

Periodistas extranjeros que trabajan en México fueron detenidos por las autoridades mexicanas de inmigración. El 28 de junio, la periodista free-lance Paige Bierma estaba regresando de Aguas Blancas, Guerrero, donde había ido a cubrir la visita de un grupo de estudiantes universitarios mexicanos que habían llegado hasta allí para conmemorar el tercer aniversario de la masacre de 17 campesinos cometida por las autoridades estatuales. En un puesto de control militar, Bierma fue forzada a bajar del autobús e interrogada por las autoridades de inmigración. A pesar de mostrar una visa de periodista válida y un pase de prensa de la revista Newsweek, se le solicitó firmar un documento de dos páginas consintiendo a presentarse ante las autoridades inmigratorias en México DF la mañana siguiente. Bierma se negó a firmar y en cambio concertó un encuentro en México DF con las autoridades de inmigración el 30 de junio, quienes se disculparon por el incidente.

Además hemos recibido quejas de periodistas de los Estados Unidos que solicitaron visas en los consulados mexicanos. De acuerdo a los relatos de los periodistas, los funcionarios consulares los interrogaron sobre a quién planeaban entrevistar y sobre qué pensaban escribir. Muchas veces sus visas son retenidas por semanas o meses.

Una campaña gubernamental para controlar grupos defensores de los derechos humanos que se dedican al "turismo revolucionario" en Chiapas han creado nuevas dificultades y peligros para los periodistas extranjeros. El 5 de mayo, Darrin Wood, colaborador de Prensa Nuevo Amanecer, fue incluido en una lista de 163 extranjeros que fueron denunciados en el Congreso por supuestamente entrar a México a través de otros países con la intención de desestabilizar Chiapas. Wood, un ciudadano norteamericano, vive en Madrid. Prensa Nuevo Amanecer es una agencia con base en Internet que cubre derechos humanos en México. En otro incidente, la periodista Janet Schwartz de Novedades y Tabasco Hoy, un fotógrafo mexicano y la corresponsal del New York Times Julia Preston fueron empujados y encerrados en una escuela durante dos horas por aldeanos hostiles en San Gerónimo Tulija, Chiapas.

Como organización de periodistas dedicada a la defensa de nuestros colegas en todo el mundo, el CPJ se sintió alentado por el aumento de la libertad y la independencia de la prensa mexicana durante su gobierno. Sin embargo, para asegurar que los periodistas puedan continuar realizando sus tareas libremente, lo instamos a que tome las siguientes acciones:

1) Aclararles a las autoridades estatales y locales que los oficiales de policía que ataquen o amenazen periodistas enfrentarán el procesamiento judicial correspondiente bajo las leyes mexicanas.

2) Instruir a los oficiales de inmigración que los periodistas extranjeros con una visa correcta (FM-3) están autorizados a trabajar en México y no deberían ser detenidos.

3) Reafirmar públicamente la importancia del trabajo de la prensa en zonas de conflicto de tal manera que las comunidades locales no malinterpreten sus recientes restricciones a los observadores de derechos humanos no mexicanos como una licencia para atacar periodistas extranjeros.

Desde ya le agradecemos su consideración y aguardamos su pronta respuesta.

 

Lo saluda atentamente,

Ann K. Cooper

Directora Ejecutiva