Noticias   |   Perú

Periodista peruano muere tras ataque armado

También está disponible en English, Português

Nueva York, 8 de septiembre de 2011--Pedro Alfonso Flores Silva, un periodista peruano de televisión,  murió hoy por heridas de bala sufridas luego de que un atacante no identificado le disparara el martes por la noche, la prensa local informó hoy.

"Las autoridades peruanas deben investigar el brutal asesinato de Pedro Alfonso Flores Silva en forma exhaustiva", afirmó Carlos Lauría, el coordinador senior del programa de las Américas del CPJ. "Los investigadores deben determinar si fue asesinado por su trabajo informativo y enjuiciar a los responsables".

Flores Silva, de 36 años, se dirigía a su casa en motocicleta por la Carretera Panamericana Norte en la provincia noroccidental de Casma cuando fue interceptado por un taxi, según informes de la prensa. Un asaltante encapuchado salió de la parte posterior del vehículo y le disparó en el abdomen, informó la prensa. Flores Silva fue trasladado a un hospital local donde murió hoy.

Flores Silva era director del programa informativo "Visión Agraria" transmitido por el canal 6 de Casma.  La esposa del periodista, Mercedes Cueva Abanto, indicó a reporteros que su esposo había recibido amenazas de muerte anónimas a través de mensajes de texto durante varios meses antes de su asesinato. Indicó creer que estas amenazas surgieron de acusaciones sobre corrupción que su esposo había lanzado en sus programas contra Marco Rivero Huertas, el alcalde del distrito Comandante Noel. Rivero Huertas indicó a la prensa que no tenía nada que ver con el crimen, y que "me solidarizo con el herido y su familia."

Otro periodista fue asesinado este año en el norte de Perú. En mayo, Julio Castillo Narváez, un periodista de radio crítico, fue asesinado a balazos mientras almorzaba en la ciudad de Virú. El CPJ está investigando el caso para determinar si el móvil tiene relación con su trabajo. La investigación del CPJ muestra que doce periodistas, incluyendo Flores Silva, fueron asesinados en el país desde 1992, al menos seis en represalia directa por su trabajo periodístico.

Publicado

Al igual que este artículo? Apoya nuestro trabajo