Cartas   |   México

El CPJ insta a las autoridades federales a investigar el asesinato de periodista estadounidense

30 de octubre de 2006

Daniel F. Cabeza de Vaca Hernández
Fiscal General de la República
Avenida Paseo de la Reforma #211-213
Col. Cuauhtémoc, Delegación Cuauhtémoc.
México D.F., C.P. 06500

Por fax: 52-55-5346-0901

Estimado Señor Cabeza de Vaca:

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) está impactado e indignado por la muerte a balazos del periodista estadounidense Bradley Roland Will en Oaxaca, e insta a las autoridades federales en México a investigar a fondo el asesinato y a enjuiciar a los responsables.

Will, de 36 años, un documentalista independiente y periodista del sitio Web de noticias Indymedia, fue baleado a las 5:30 p.m. del 27 de octubre, mientras cubría enfrentamientos entre activistas del grupo antigubernamental Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO), e individuos armados en la municipalidad de Santa Lucía del Camino, en el estado sureño de Oaxaca.

Oswaldo Ramírez, fotógrafo del diario Milenio de Ciudad de México, quien estaba con Will y otros periodistas mexicanos, señaló al CPJ que sujetos armados le dispararon al grupo de activistas, entre quienes se encontraban los periodistas cumpliendo con su trabajo. Will fue impactado en la nuca y en el abdomen.

Will había estado cubriendo el conflicto en Oaxaca al menos por seis semanas. Había entrevistado a testigos y activistas, y filmado protestas para un documental sobre el conflicto, según indicó en un comunicado la Red Oaxaqueña de Derechos Humanos.
El conflicto en esta ciudad colonial comenzó el 22 de mayo cuando una huelga de maestros en reclamo de mejoras salariales provocó una ola de protestas antigubernamentales. Luego que el gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, ordenara dispersar a los manifestantes con gas lacrimógeno el 14 de junio, grupos de izquierda, indígenas y estudiantes se unieron a las protestas, que se tornaron violentas. Manifestantes de la APPO han reclamado la renuncia del gobernador Ruiz desde que comenzó el conflicto. Varios periodistas que cubrían la confrontación han sido golpeados y hostigados por los manifestantes, por la policía y fuerzas de seguridad vestidos de civil, según la investigación del CPJ.

En una conferencia de prensa ayer, el alcalde de Oaxaca Manuel Martínez indicó a la prensa que cuatro funcionarios públicos, incluyendo dos policías, y un ex funcionario habían sido consignados en relación con el asesinato de Will. Según la prensa mexicana, fotografías y grabaciones del incidente ayudaron a las autoridades locales a identificar a los sospechosos. Siguiendo una orden del Presidente Vicente Fox, fuerzas federales fuertemente armadas entraron a Oaxaca y desmantelaron la mayoría de las barricadas construidas por los manifestantes en el centro de la ciudad.

Como organización dedicada a la defensa de la libertad de prensa en el mundo, estamos alarmados porque han sido identificados cuatro funcionarios públicos y un ex funcionario como sospechosos en el asesinato. Por esta razón, consideramos que la investigación debería ser conducida por las autoridades federales.

Nos satisface saber que el despacho del fiscal especial David Vega Vera ha empezado a recolectar información sobre el asesinato en Oaxaca, según declaró hoy un funcionario al CPJ.

El 22 de febrero de este año, el Presidente Vicente Fox designó a Vega Vera, conocido abogado y promotor de derechos humanos, fiscal especial para crímenes contra periodistas en respuesta a una ola de violencia contra la prensa relacionada con el narcotráfico. El presidente mexicano decidió adoptar la medida luego de una reunión con funcionarios del CPJ en Nueva York el año pasado. Durante los ocho meses desde la designación de Vega Vera, su despacho ha recibido más de 70 denuncias, que van desde amenazas, a secuestros y asesinatos.

Los instamos a utilizar toda la autoridad de su cargo para asistir al fiscal especial Vega Vera y asegurar que la muerte de nuestro colega sea investigada en forma exhaustiva y que los responsables sean enjuiciados.

Sinceramente,


Joel Simon
Director Ejecutivo



Publicado

Al igual que este artículo? Apoya nuestro trabajo