Cartas   |   Guatemala

Guatemala: El CPJ preocupado sobre serie de ataques recientes contra periodistas

Estimado Sr. Cortez:

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) le dirige la presente para condenar las recientes amenazas y ataques violentos contra los periodistas guatemaltecos. Considerando que los comicios presidenciales y legislativos están fijados para el 9 de noviembre, nos preocupa que estos incidentes se puedan multiplicar y con ello aumentar la autocensura en el gremio periodístico y evitar que los guatemaltecos participen en un debate político abierto y positivo.


De acuerdo con investigaciones del CPJ, los siguientes periodistas han sido amenazados o atacados en los meses de mayo y junio:

1. José Rubén Zamora, presidente del consejo editorial del diario elPeriódico y quien ha sido galardonado con el Premio Internacional a la Libertad de Expresión del CPJ, fue agredido en su hogar el 24 de junio por un grupo de atacantes que lo retuvieron a él y a su familia por dos horas. Zamora declaró al CPJ que cerca de las 8:30 de la mañana, 11 hombres y una mujer fuertemente armados y que se identificaron como agentes del Ministerio Público, irrumpieron en su casa, en Ciudad de Guatemala, y lo retuvieron junto con su familia y empleadas domésticas por dos horas. Los atacantes le apuntaron a Zamora en la cabeza con una pistola, lo llevaron a otra habitación y le dijeron que iban a ejecutarlo. Luego, tras hacerle varias preguntas, llevaron a Zamora con las manos amarradas y los ojos vendados al cuarto donde se encontraba su familia. El hijo menor de Zamora, de 12 años de edad, recibió un golpe en las costillas; y el hijo mayor, de 24 años, fue golpeado en la cabeza al querer defender a su hermano.

Antes de irse, los hombres se llevaron las tarjetas de crédito de Zamora y tres armas de colección. Los atacantes le dijeron a Zamora que conocían la rutina de su familia y que los iban a matar si él denunciaba el hecho. Uno de los atacantes le dijo a Zamora que «molestaba mucho», que le debía 200 mil quetzales (25 mil dólares estadounidenses) por haber evitado que los demás hombres del grupo le hicieran daño a su familia, y que no sabía cuál era el problema que Zamora tenía con «la gente de arriba».

Zamora manifestó al CPJ que un grupo clandestino con nexos con el Estado podía haber sido el responsable de la agresión. Zamora ha publicado numerosos artículos, el más reciente de ellos el pasado lunes 23 de junio, en los que sostuvo que, aunque Guatemala había tenido elecciones libres, existía un suprapoder conformado por ex oficiales del ejército que estaba al frente del país. Zamora, además, escribió que el candidato del partido de gobierno, el ex dictador y general retirado Efraín Ríos Montt, era parte de ese aparato.

2. Edgar René Sáenz, conductor del programa de opinión «Somos de hoy» de la ciudad de Sololá, capital del suroccidental departamento de Sololá, fue amenazado por individuos no identificados. Según el periodista, cerca de la 1 de la tarde del 16 de mayo, una persona se le acercó, lo saludó y le dijo: «Cuídate la espalda». El sujeto añadió que Sáenz iba a tener problemas por los temas que estaba tocando en el programa. El sujeto, quien al parecer no era de la zona, luego se fue. Posteriormente, a partir del 12 de junio, Sáenz comenzó a recibir amenazas telefónicas, por lo general a las 11 de la noche o la 1 de la mañana. La persona que llamó le dijo: «Hijo de puta, ya te va a llegar tu hora».

Aunque Sáenz también se desempeña como corresponsal en el suroeste guatemalteco de los diarios Prensa Libre y Nuestro Diario y de la cadena radial Emisoras Unidas, él vinculó las amenazas a comentarios realizados en su programa radial acerca del alcalde en funciones de Sololá. En el programa, Sáenz declaró que el alcalde en funciones no se preocupaba por el tema del medio ambiente en la comunidad. Sáenz también denunció que el gobierno municipal había autorizado a particulares a que se apropiaran de bienes municipales. El 12 de junio, después de que Sáenz comentó un caso de mala práctica médica en el Hospital Nacional de Sololá, un trabajador del hospital fue destituido, según Sáenz, quien considera que las amenazas son en represalia por estas denuncias y que provienen de funcionarios municipales o del personal del Hospital Nacional.

3. Alberto Sandoval, director de Radio Tamazulapa, emisora de la ciudad de Jutiapa, en el suroriental departamento de Jutiapa, recibió una amenaza telefónica. La llamada anónima fue hecha a uno de los números de la radioemisora cerca de las 7:30 de la mañana, cuando Sandoval, quien produce un noticiero matutino y otro vespertino, estaba ante el micrófono. La persona que llamó dijo: «Te vamos a matar a tiros, deja de hablar contra nuestro candidato». Un operador de la radio, quien recibía las llamadas de los oyentes, no dejó que la amenaza telefónica saliera al aire.

Sandoval vinculó las amenazas a denuncias que vertió en mayo acerca de maniobras políticas empleadas por los líderes de una agrupación política con el presunto objetivo de manipular a los votantes y engañarlos respecto a la popularidad de algunos de sus precandidatos a la alcaldía de Jutiapa.

4. Pablo Efraín Rax, director del informativo «La Noticia», transmitido por Radio Cobán, emisora del norteño departamento de Alta Verapaz, recibió varias amenazas telefónicas anónimas en su teléfono celular a partir del 13 de mayo. La persona que llamó le dijo a Rax que «tenga cuidado, que no hable más de lo que no debería hablar ». Diez días después, Rax recibió otra amenaza telefónica con un mensaje similar. La última amenaza tuvo lugar el 30 de mayo, cuando una persona le señaló al periodista: «Te estamos marcando los pasos».

Rax cree que fue la misma persona la que realizó las tres llamadas y considera que las amenazas pueden estar relacionadas con versiones difundidas por «La Noticia», emisora que a principios de mayo informó que la policía había descubierto varias pistas clandestinas en Alta Verapaz que presuntamente eran utilizadas por narcotraficantes. Rax también apuntó que «La Noticia» había emitido denuncias contra el gobierno y miembros del partido oficial.

Estamos conscientes de que la oficina que usted encabeza se ha comunicado con algunos de los periodistas mencionados anteriormente y valoramos las recientes medidas que usted anunció en una reunión celebrada el 13 de junio con la Comisión de Libertad de Prensa de la Asociación de Periodistas de Guatemala (APG). De acuerdo con un comunicado de la APG con fecha 17 de junio, usted propuso el diseño de una estrategia conjunta para prevenir actos contra periodistas, particularmente en la actual coyuntura electoral. Usted también mencionó la creación de una línea telefónica especial para denunciar ataques a periodistas. Sin embargo, consideramos que tales iniciativas no pueden ser eficaces si los ataques a periodistas no se tratan con la seriedad y la urgencia que merecen y si los responsables de los actos permanecen impunes.


Por tanto, lo instamos a que realice una investigación pronta y exhaustiva de estos actos intimidatorios contra periodistas y a que enjuicie a los autores. A medida que se avecinan las elecciones, es crucial que los periodistas puedan informar con libertad sobre los candidatos políticos y demás temas de interés para todos los guatemaltecos.

Gracias por la atención a este asunto. Esperamos su respuesta.

Atentamente,

Ann Cooper
Directora Ejecutiva


Publicado

Al igual que este artículo? Apoya nuestro trabajo