Cartas   |   Haití

El CPJ preocupado ante últimos acontecimientos en caso de periodista asesinado

24 de septiembre de 2002

Su Excelencia Jean-Bertrand Aristide
Presidente de Haití
Palacio Nacional
Puerto Príncipe, Haití

Por facsímil: +509-223-0241


Su Excelencia:

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), se encuentra alarmado ante los últimos acontecimientos en el caso del periodista haitiano Brignolle Lindor, quien fue asesinado el 3 de diciembre de 2001 por miembros de una organización que apoya al gobierno.

Lindor, director de noticias de la radioemisora privada Radio Echo 2000, fue asesinado a machetazos por una turba cerca del pueblo costero de Petit-Goâve, a unos 64 kilómetros (40 millas) al oeste de la capital, Puerto Príncipe.

El 16 de septiembre, el juez de instrucción Fritzner Duclaire concluyó su investigación de ocho meses tras procesar a 10 hombres por el asesinato de Lindor, según despachos de prensa. Duclaire también giró órdenes de arresto contra los hombres, quienes presuntamente pertenecían a Dòmi nan bwa (Dormidos en el bosque), una organización popular que ha sido vinculada al partido Familia Lavalas, el partido de Su Excelencia.

En Radio Echo 2000, situada en Petit-Goâve, Lindor era conductor de un programa político de opinión llamado «Diálogo». El periodista había recibido numerosas amenazas por parte de las autoridades locales por invitar a miembros de la Convergencia Democrática, una coalición opositora de 15 partidos, a presentarse en el programa.

Su Excelencia lanzó una campaña de «cero tolerancia» contra la delincuencia en junio de 2001, insinuando que los criminales hallados in fraganti podrían ser castigados sumariamente sin ser enjuiciados. El 30 de noviembre, el entonces alcalde adjunto de Petit-Goâve, Dumé Bony, anunció públicamente que Lindor trabajaba para la oposición y que se le debía aplicar la política de «cero tolerancia». De acuerdo con varios periodistas haitianos, esta política por lo general se ha interpretado en Haití como un llamado a las ejecuciones extrajudiciales de activistas de la oposición.

Alrededor del mediodía del 3 de diciembre, un líder de Dòmi nan bwa, Joseph Céus Duverger, fue atacado y herido de gravedad por simpatizantes de la oposición. Buscando venganza, un grupo de aproximadamente 20 miembros de Dòmi nan bwa comenzaron a buscar a partidarios de la oposición. Poco después, ellos detuvieron a Lindor y a un colega, quienes se dirigían en auto a uno de los trabajos de Lindor, como agente de aduana. El colega de Lindor logró huir, pero Lindor fue atacado y asesinado luego de haber intentado refugiarse en la cercana casa de un consejero del pueblo. De acuerdo con el testimonio de testigos citados por la organización de periodistas Association des Journalistes Haïtiens, antes de asesinar a Lindor, los asaltantes mencionaron que el periodista era uno de los objetivos de la política de «cero tolerancia».

El CPJ considera que la vida de Lindor se pudo haber salvado si no se le hubiera denunciado públicamente como miembro de la oposición. Aún cuando nos complace que finalmente se les hayan formulado cargos a los sospechosos, nos alarma que las conclusiones del juez de instrucción Duclaire exoneren al ex alcalde adjunto Bony, quien pidió que se le aplicara la política de «cero tolerancia» a Lindor. Además, de los 10 sospechosos procesados, sólo uno de ellos ha sido arrestado. Debido a que los sospechosos son miembros de una organización que apoya al gobierno, no arrestarlos sólo puede tener el efecto de fomentar la impunidad y sembrar dudas sobre la seriedad de los esfuerzos del gobierno por encausarlos.
Su Excelencia, lo instamos a que haga todo lo que esté en su poder para garantizar que los responsables del asesinato de Lindor sean enjuiciados y castigados con el máximo rigor de la ley.


Atentamente,


Ann K. Cooper
Executive Director

Publicado

Al igual que este artículo? Apoya nuestro trabajo