Ataques a la Prensa   |   Angola, Georgia, Sri Lanka, Vietnam

Ataques a la Prensa en 2000: por Peter Arnett


PREFACIO por Peter Arnett



ELLA SE PARÓ DESAFIANTE EN EL ESTRECHO LOCAL DEL TRIBUNAL EN LO PENAL DE BEYOGLU, EN ESTAMBUL, en el mediodía de un caluroso día de mediados del verano. Nadire Mater, de delgada complexión y oscura cabellera, tenía un mensaje para el tribunal y para las dos docenas de reporteros y fotógrafos turcos que se habían reunido para escucharla.

«La verdad está a simple vista. Suprimir la verdad no la erradica», señaló ella. «Aún no puedo entender ni aceptar esta censura.» Nadire, una reportera independiente que trabaja para la agencia noticiosa Inter Press Service, hacía frente a una sanción de dos a 12 años de privación de libertad el año pasado por escribir un libro acerca de la vida de los soldados turcos que combatían a los rebeldes kurdos, un libro que enfureció al influyente Estado Mayor del ejército turco.

Mientras rodeábamos a Nadire en la escalinata del tribunal, era una oportunidad única para el coordinador del programa del CPJ para el Medio Oriente, Joel Campagna, y para mí mismo, de apoyar a una valiente periodista que se había alzado contra una autoridad opresora. Durante sus 20 años de historia, el CPJ se ha convertido en un importante defensor de la libertad de prensa, y ha incomodado a regímenes autoritarios de todo el mundo con detallados informes de sus abusos y los ha desafiado a mostrar mayor respeto hacia los medios.

La oportunidad de ayudar a un colega en apuros es la tarea del CPJ que yo, como miembro de su directorio, más valoro. Varios años atrás, me uní a una delegación que galardonó a un periodista turco encarcelado con el Premio Internacional de la Libertad de Prensa del CPJ en su propia celda, lo cual condujo en poco tiempo a su liberación. Sentir este logro hizo que nuestra difícil tarea de defender la libertad de prensa en todas partes del mundo pareciera menos imponente.

Cualquier duda que yo pueda tener acerca del valor de continuar luchando por la libertad de prensa en regiones del mundo asoladas por la guerra se disipa cuando llego a un país en apuros y me compadezco de periodistas desesperados por obtener reconocimiento y ayuda. En una misión a Sri Lanka el verano pasado, la coordinadora del programa de Asia del CPJ, Kavita Menon; el asesor del programa de Asia, Lin Neumann y yo nos reunimos con varios periodistas locales bajo el fuego de duras reglas de censura y la expansión de la guerra civil contra los Tigres de Liberación de la Patria Tamil. Ellos nos contaron muchas historias acerca de las dificultades y los peligros de trabajar en su profesión y, sin embargo, todos estaban decididos a perseverar a pesar de las presiones.

En lo que dio una medida de la creciente influencia del CPJ en el exterior, nos recibieron dos miembros del gabinete de Sri Lanka, el ministro de Relaciones Exteriores Lakshman Kadirgamar y el ministro de Medios de Comunicación Mangala Samaraweera. Solicitamos que pusieran fin a las severas reglas de censura recientemente impuestas a periodistas locales y extranjeros. Los ministros nos escucharon, prometieron relajar las restricciones relativas a la censura y después cumplieron algunas de sus promesas. No fue suficiente, pero significó una ayuda para los asediados periodistas locales, además de que hizo patente que sus colegas del otro lado del mundo no se habían olvidado de ellos.

El año pasado fui testigo de la eficacia del enérgico plan de acción en curso del CPJ bajo el liderazgo del presidente del directorio Gene Roberts y la directora ejecutiva Ann Cooper. Está dando resultados aun en países que por mucho tiempo han permanecido inmunes a las presiones internacionales. Por ejemplo, los diplomáticos de Angola se quejaron ruidosamente cuando el CPJ puso al presidente José Eduardo dos Santos en su lista anual de los Diez Peores Enemigos de la Prensa en el 2000, pero luego permitieron que una delegación visitara la capital, Luanda, para investigar la situación.

Yo integré esa delegación, que fue encabezada por Ann Cooper. Nos reunimos con numerosos reporteros locales que trabajan en un clima en el cual la libertad de prensa casi no existe y donde la ofensiva contra los periodistas independientes va de la mano de campañas de desinformación auspiciadas por el gobierno.

Un caso que tratamos de resolver en Angola fue la condena del periodista Rafael Marques, quien fue acusado de haber difamado al presidente Dos Santos en un número de julio de 1999 del semanario privado Agora. Tratando de ayudar a que Marques recobrara su libertad de trabajo y movimiento, nos reunimos con varios funcionarios angolanos, entre ellos el viceministro Manuel Augusto, quien nos aseguró que su gobierno tomaría medidas para revocar las políticas que restringen y castigan a los periodistas por desempeñar su trabajo. Angola aún no ha cumplido estas promesas. Pero desde nuestra visita en octubre, otros grupos pro derechos humanos han podido visitar el país y el diálogo que comenzamos continúa. Mientras tanto, el presidente Dos Santos permanece en nuestra lista de los peores enemigos de la prensa en el mundo.

Un feliz epílogo: el caso de Nadire Mater se resolvió a su favor. En septiembre, el tribunal la absolvió de todos los cargos a pesar de la oposición de las fuerzas armadas turcas. Yo estaba en la misión del CPJ a Angola ese día, pero la miembro del directorio y antigua presidente de CPJ, Kati Marton, estuvo junto a Nadire en la escalinata del tribunal de Beyoglu cuando ella recibió llena de orgullo las felicitaciones de sus amigos y colegas.



Peter Arnett es miembro del directorio del CPJ y se ha desempeñado como corresponsal extranjero por 40 años, en los que ha informado sobre guerras y revoluciones en varios continentes, primero para The Associated Press y luego para CNN. Arnett recibió el Premio Pulitzer por su cobertura informativa de la Guerra de Vietnam y un Emmy por sus reportajes del bombardeo a Bagdad para CNN. Actualmente vive en Virginia y se encuentra escribiendo un libro acerca de CNN.




Al igual que este artículo? Apoya nuestro trabajo